Una “la Niña” débil pero bien estructurada y los vientos polares se unen para deprimir las precipitaciones sobre el sur del área agrícola argentina, el Uruguay y el sur del Brasil

Debido al escaso enfriamiento observado por el Océano Pacífico Ecuatorial durante el invierno y lo que va de la primavera, la mayoría de los centros climáticos concuerdan en que el escenario se encuentra entre una “La Niña” débil y un “Neutral Frío”.

No obstante, las imágenes satelitales más recientes muestran que, aunque el área ocupada por el fenómeno se reduce a una estrecha franja ecuatorial, su estructura es muy consistente, lo cual le otorga una influencia superior a lo que parecerían indicar su intensidad y extensión.

Por esta causa, La Niña” ha venido afirmando claramente su presencia sobre las zonas del oeste del Cono Sur que se encuentran más cercanas al Océano Pacífico, donde se ubica su foco de acción.

Por esta causa, Perú, Bolivia, el oeste del Paraguay, Chile, el NOA, Cuyo y el noroeste de la Región Pampeana, donde los efectos de “La Niña” son positivos, observarán precipitaciones superiores a lo normal, que repondrán las reservas de humedad de esta extensa área, que durante las temporadas previas sufrió una prolongada sequía.

El este del Paraguay, el sur del Brasil, el Uruguay y el este de La Argentina, donde la acción de “La Niña” es negativa, serán poco afectadas por ese fenómeno.

No obstante, durante la segunda quincena de Noviembre y la primera parte de Diciembre, se observó una fuerte activación de los vientos polares, introduciendo un poderoso factor negativo en el escenario climático.

Descargue AQUI el Informe COMPLETO

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.