Qué debo saber sobre el equipo de ordeño

Frecuentemente los productores lecheros o sus tamberos se hacen preguntas referidas al equipo de ordeño, su funcionamiento, mantenimiento, controles, etc., en este artículo intentaré responder a esos interrogantes.

El sábado 1° de noviembre el Técnico Agrónomo Dante Grangetto aprovechó el micrófono de Sector Agropecuario para evacuar todas las dudas sobre los equipos de ordeño.

Preguntas y consultas más frecuentes sobre equipos de ordeño

Dante Grangetto – Tecnología de Ordeño

Frecuentemente los productores lecheros o sus tamberos se hacen preguntas referidas al equipo de ordeño, su funcionamiento, mantenimiento, controles, etc., en este artículo intentaré responder a esos interrogantes.

¿Mi equipo no funciona bien, ordeña lento, se caen las pezoneras, que hago?

Lo primero que se debe hacer es un COMPLETO CHEQUEO ESTÁTICO, bajo metodología IRAM 8037-2, donde se determine como funciona dicho equipo. Luego del chequeo y detectados los problemas se deberán hacer las correspondientes reparaciones, cambios y/o regulaciones para optimizar su funcionamiento.

¿Cada cuánto debo chequear el equipo de ordeño?

En equipos con tiempos “normales” de uso (2 ordeños x día x 2,30 hs. con lavado incluido) es conveniente efectuar 2 chequeos anuales (cada 6 meses). Si se intensifica su uso (Ej. 3 ordeños diarios) se bajará el tiempo entre chequeos cada 3 o 4 meses.

¿Un servicio de mantenimiento del equipo reemplaza un chequeo estático?

No definitivamente no. Un servicio mecánico tendrá algunas mediciones y “apuntará” a solucionar la problemática del equipo (Ej. reparación de pulsadores), mientras con un chequeo estático se estarán haciendo todas mediciones necesarias del equipo utilizando la metodología de chequeo fijada por IRAM 8037-2 o ISO 6690. Con este chequeo estático se harán las determinaciones del caso para luego efectuar las correcciones.

¿Qué debo controlar diariamente?

Verificar la aceitera de la bomba de vacío tenga suficiente cantidad de aceite para el ordeño precedente.
Al poner en funcionamiento el equipo, observar “levante” el nivel de vacío normal. Para esto es importante funcione correctamente el vacuómetro.
Prestar atención esté funcionando el sistema de pulsado. De no ser así verificar haya “arrancado” o en su defecto revisar no estén tapados los filtros de las entradas de aire.
Mirar los aireadores (chiclers) de los colectores que estén destapados.

¿Qué debo controlar periódicamente?

Medición de Pulsado

Tensión de las correas de la/s bomba/s de vacío y motor/es eléctrico/s.
Estado de los filtros, especialmente de regulador de vacío y filtrado de pulsado.
Se hayan cambiado las pezoneras según corresponda por el tiempo de uso.
Estado de limpieza del equipo, revisando detalladamente los lugares de más difícil acceso o limpieza.

¿Cada cuánto hacer servicio de mantenimiento?

Va a depender de la intensidad de uso del equipo, a uso más seguido se deberá hacer este mantenimiento. Vamos a tener casos de mantenimientos mensuales (equipos de muchas horas de uso diario) hasta mantenimientos semestrales (equipos de bajo uso diario).

¿Qué comprende un servicio de mantenimiento?

Debería comenzarse con un chequeo parcial del equipo para conocer su estado de funcionamiento (nivel de vacío, reserva efectiva, sistema de pulsado, etc.).
Luego se deberán revisar, desarmar, limpiar y/o reparar los siguientes componentes:
Bomba de vacío (sistema de lubricación, correas).
Regulador de vacío (limpieza interior, filtro/s).
Pulsadores (limpieza interior, filtro/s).
Bomba de leche (paletas, empaquetadura, diafragmas).
Colectores (llaves de cierre de vacío).
Estado de elementos de goma (guarniciones, uniones, codos).
Estado de tubos largos de leche y de pulsado, tubos cortos de pulsado y de leche.
Estado de pezoneras (ver fecha de último recambio).
Estado general de higiene del equipo.
Al finalizar el mantenimiento es conveniente y necesario hacer un chequeo completo para verificar el equipo de encuentre en óptimas condiciones de funcionamiento, dejando por escrito la correspondiente información (mediciones, regulaciones, etc.).

¿Cada cuánto tiempo debo cambiar las pezoneras?

Esto va a depender del número de vacas en ordeño y la cantidad de bajadas de la ordeñadora. Normalmente se recomienda para las pezoneras de goma (neoprene) cambiar cada 2.500 ordeños y el caso de siliconas cada 7.500 ordeños. Para esto vamos a hace un ejemplo para cada uno de los casos.
150 vacas en ordeño con 10 bajadas (150 % 10 = 15 x 2 ordeños = 30 vacas/día/bajada;
2.500 ordeños % 30 = 83 días, para pezoneras de goma.
150 vacas en ordeño con 10 bajadas (150 % 10 = 15 x 2 ordeños = 30 vacas/día/bajada;
7.500 ordeños % 30 = 250 días para pezoneras de silicona.

¿Cuándo se debe hacer un chequeo dinámico?
Normalmente un chequeo dinámico se va a hacer ante una problemática evidente, como ser: nivel elevado de casos de mastitis, ordeños lentos e incompletos, etc.

Un chequeo dinámico también se puede hacer como rutina de trabajo siendo recomendable efectuar uno por año.

¿El chequeo dinámico reemplaza al chequeo estático?

No se debe hablar de reemplazo, si de complementación, cuando hacemos un dinámico para confirmar la problemática detectada también deberemos hacer mediciones estáticas y determinar los ajustes a hacer sobre el equipo.
Cuando hacemos un estático podemos complementarlo con un dinámico para confirmar los problemas detectados y a la vez observar detalles de la rutina de ordeño.
En caso de instalaciones de muchas horas de uso por día y poco tiempo para mediciones, se deberán priorizar las mediciones dinámicas en el momento del ordeño, complementadas con algunas mediciones estáticas (sistema de pulsado).

¿Existen muchas caídas o desprendimientos de pezoneras, a que se puede deber?

En primer lugar vamos a aclarar distintas situaciones:

Se desprende una pezonera por unidad, seguramente será un problema de mal formación de ubre o de posicionamiento de grupo de ordeño. Esto puede derivar en una caída de toda la unidad.
Se cae un grupo de ordeño completo, puede estar originado en deficiente posicionamiento del grupo de ordeño, mal estado de pezoneras, ubre deformada y hasta inundación de colector.
“Se cae una pezonera y se caen todas las bajadas”, en este caso estamos ante una evidente falta de reserva real o efectiva.

¿Ordeñar con mayores niveles de vacío me darán mayor velocidad de ordeño?

En principio parece ser así ya que se aumenta la velocidad de flujo, pero también aumentaremos la cantidad de leche residual, por consecuencia se alargará el tiempo total de ordeño.
En realidad si buscamos “velocidad de ordeño” deberemos hacerlo aumentando el ordeño neto o fase “b” todo lo posible (500 milisegundos o más), manteniendo la fase “d” entre 150 y 200 milisegundos. Con esta regulación podremos ordeñar “bajando” los niveles de vacío, manteniendo o aumentando la velocidad de ordeño, con un bajo índice de agresión hacia los pezones. En resumen, debemos buscar ordeños rápidos, suaves y completos.

¿Aparecen un gran número de pezones congestionados o con anillos en la base de los mismos?

Las causas pueden ser diversas y deberemos observar lo siguiente:
Estado de las pezoneras. Pezoneras deformadas en la boca (desbocadas) llevarán a un rápido “trepado” de las mismas y subsiguientemente aparecerán los anillos en la base del pezón.
Bajo porcentaje de masaje neto o fase “d” inferior a 150 milisegundos, terminan congestionando los pezones.
Elevados niveles de vacío por un tiempo prolongado harán que aumente la congestión del pezón.
Pezoneras “viejas” y “estiradas” alterarán las fases del pulsado, generando ordeños más prolongados con acortamiento de fase “d” y el consiguiente congestionamiento de los pezones.
Elevados tiempos de sobreordeño aumentan la cantidad de anillos en la base del pezón, congestionamiento y florecimiento o eversión del esfínter de los mismos.

Aparecen muchos pezones con eversión o florecimiento del esfínter del pezón

El primer punto a revisar será el tiempo de SOBREORDEÑO. Elevados sobreordeños harán que el pezón esté expuesto por un tiempo prolongado a elevados niveles de vacío. Recordemos que en el final de ordeño o sobreordeño, ante la escasa o nula existencia de flujo de leche, el nivel de vacío aumenta a los niveles de tubería de leche.

Equipos regulados con elevados niveles de vacío. El uso diario, en algunos casos hasta 3 veces por día, con elevados niveles de vacío aumentan los niveles de eversión.

 

Tec. Agr. Dante Grangetto
dantegrangetto@yahoo.com.ar
www.dantegrangetto.blogspot.com

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.