Retenciones, residuos y mercado mundial: los tres desafíos del girasol

Tras el acuerdo con la Unión Europea (UE) , la cadena agroindustrial tiene un gran desafío para crecer: elevar la vara en el proceso de producción. Algo que, también, debe ser acompañado de una reducción de la presión tributaria a la cadena de valor del girasol y que sea considerada una economía regional.

Esas fueron algunas de las conclusiones que dejó Gustavo Idígoras, presidente de Ciara-CEC, durante el 7° Congreso Argentino de Girasol, en la Universidad Católica Argentina (UCA).

Al realizar un análisis del contexto internacional, puntualizó que la Argentina tiene un 7% del total de las exportaciones de aceite de girasol en un mercado donde los mayores compradores son la India , China , Turquía e Irán .

El dirigente recordó que durante mucho tiempo el país estuvo alejado de los organismos internacionales. «Corríamos de atrás. En ese tiempo nuestros compradores cambiaron los estándares y fuimos penalizados en la vuelta al mundo. De hecho, la producción del NEA no tenía mercado», dijo. «Vamos a tener un trato preferencial en Europa, cuando antes debíamos ir a la cola. Entramos en un grupo selecto de países», agregó.

Idígoras resaltó que la Argentina haya logrado una modificación del estándar en el Código Alimentario Internacional para que el girasol del NOA pueda comercializarse como aceite: «En Europa, el nivel de oleico del girasol es muy inferior al NEA y por eso no podía comercializarse como aceite. Tras insistir durante una década, este año nos entregaron la modificación del estándar pasando del 39,4% al 43%».

En cuanto al mercado internacional detalló que hay muchas oportunidades, aunque existe un alto nivel de proteccionismo. «Vamos a convivir con un comercio administrado a nivel mundial. Debemos profundizar en las negociaciones y los próximos gobiernos deben asegurarnos que no haya prohibiciones a las exportaciones», indicó.

El especialista remarcó la necesidad de cuidar que no salga ni un solo barco con residuos de Diclorvos. Es el insecticida que el año pasado fue prohibido por el Senasa y cuya ausencia es una condición indispensable para ingresar a la UE.

«La revisión del máximo de residuos es el tema de moda y todos los compradores van a la baja en el límite permitido. Debemos tomar con mucha seriedad el tema. La cadena de girasol viene un poco retrasada respecto a otros sectores agroindustriales», concluyó.

La Nación

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.