¿Qué se trató en la reunión de la Sub Secretaría de Lechería del 7 de Julio?

Es conocida la declaración emitida por un conjunto de entidades que se retiraron de la reunión del 7 de Julio en la Sub Secretaría de Lechería de la Nación, de la que fuimos firmantes. Pero no tomaron estado público aún los temas que se trataron en dicha reunión, además del pedido de recuperación del precio para los tambos, que fue el reclamo central. Y tampoco los términos en que fueron tratados.  Entonces, con el fin de completar el conocimiento de lo que pasó ese día, aportamos algunos de los temas, conceptos y propuestas vertidos.

  • Se formuló una invitación, para que estas reuniones de los actores de la cadena lechera con los funcionarios de la SSL, se realicen todos los meses, con regularidad. Cosa que fue aceptada.
  • Se mostró la dinámica de la producción nacional, como base para prever qué puede pasar en los próximos meses. Y los precios internacionales, que nos imponen un entorno muy desfavorable, como al conjunto de las lecherías exportadoras del mundo.
  • Se informó cómo se encontraba el tema de las compensaciones a los tambos, en el que sólo quedarían unos 140 explotaciones pendientes de pago (por problemas burocráticos). Se comprometió cancelar a la brevedad.
  • Desde la producción, se reclamó comprensión y respuestas para una situación de quebranto, que lleva a la desesperación a muchísimos tamberos, a sus equipos de trabajo, y sus familias. Y se planteó que lo que hay que resolver con prioridad absoluta, es la recomposición del precio al productor.
  • Hubo también un señalamiento sobre la disparidad brutal entre el crecimiento de los precios de la leche al productor y el precio de los lácteos en las góndolas, si consideramos el último año, por ejemplo. Y se reclamó al Estado una política más activa para evitar estas asimetrías, y sus perjuicios sobre los productores.
  • Se destacó que tenemos un problema claro en la comercialización de productos lácteos, y que es ese uno de los puntos donde tenemos que concentrar las miradas, las investigaciones, y las acciones, para hacer cumplir la ley y evitar eventuales abusos de posición dominante.
  • La industria, como uno de los reflejos de su situación, recordó que varias de las principales empresas del sector, se están teniendo que vender de a pedazos. Informó que su deuda global que a principios de 2015 era de $3.000 millones, pasó a mediados de 2016 a $11.000 millones (todo lo cual sería verificable, porque se trata de deudas bancarias). Y reclamó al estado, por la agobiante presión impositiva que se viene soportando y agravando en los últimos años, y hasta el presente.
  • También la producción reclamó la implementación del pago anual del IVA, y la suspensión inmediata de las retenciones de Ganancias a un sector como el tambero, que no las va a tener.
  • En términos de ayuda financiera, los funcionarios admitieron que lo conseguido hasta ahora, aunque insuficiente, debe ser valorado por el esfuerzo que implicó, e informó que el 40% de los fondos habilitados al sector, ya fue tomado. La respuesta fue que, sin desmerecer lo conseguido, la grave situación de la producción y la cadena requiere de medidas extraordinarias de apoyo financiero, mucho más allá de las líneas convencionales vigentes. Se requiere un «Plan Financiero de Salvataje» con plazos de repago más largos, tasas mínimas, y períodos de gracia adecuados a la situación. Y que se necesita que sea el sector financiero el que auxilie a las industrias para que puedan pagar a quince días y no a sesenta días a los tambos, ya que no corresponde, ni están en condiciones de ser los financistas de la cadena.
  • Se volvió a reclamar la sanción de una Ley que declare la emergencia económica del sector lechero, como herramienta habilitante a poder tomar «medidas extraordinarias, para una crisis extraordinaria» en términos fiscales y financieros. Aunque los funcionarios aclararon que esta era una decisión que el gobierno nacional no iba a tomar, por ser muchas las actividades que se encontraban en serios problemas. Y preferían ir atacando los problemas uno por uno, y sector por sector.
  • Otro tema que se planteó desde el propio sector privado, es el de que todas las empresas (de la producción y la industria) deben repasar puertas adentro los márgenes que aún tienen para mejorar su eficiencia y productividad, su esquema de trabajo, y la incorporación de cambios e innovaciones. Cosa a la que se sumó un reclamo para que esta conducta sea asumida también por los propios equipos técnicos del gobierno.
  • Caben ser destacados además, dos temas urticantes y polémicos, que tampoco fueron soslayados en este encuentro: 1. El interrogante acerca de una eventual cartelización de la industria, que merecía ser investigado, al observarse, por ejemplo, que ante una abrupta caída en los recibos de las plantas de Santa Fé y Córdoba, no se produjo una exploración en consonancia para reponer esa leche, en la provincia de Buenos Aires. Y 2. El impulso que se da desde un gobierno provincial a la información sobre una supuesta capacidad de pago de la industria, que la misma desmiente, generaría falsas expectativas en los productores, y un clima propenso a la conflictividad, que no tendría bases en la realidad.
  • Desde la SSL, se informó que ya se ha «normalizado» el seguimiento de los stocks, datos que están en la página del Ministerio, y van a ayudar a prevenir eventuales problemas de excedentes en la próxima salida del invierno. Y que también se trabaja en la remoción de obstáculos y facilitación de las exportaciones, a pesar de los precios deprimidos que muestra el mercado internacional. Se ha resuelto volver a la principal feria de alimentos del mundo, el SIAL de París, y tratar de impulsar las exportaciones en forma más profesional.
  • Se aclaró también que el pedido de las entidades de la producción, implicaba más de $5.000 millones, y más que un presupuesto anual del INTA, por lo que el Estado no estaba en condiciones de satisfacerlo. Y la industria planteó que tampoco ellos podían sumar $1,50/litro en las actuales circunstancias. Señalándose que, estos valores requerían ser validados técnicamente, y para mejorar la situación actual, en todo caso, habría que explorar en el segmento de la comercialización, o algún recurso financiero extraordinario.
  • Los funcionarios expresaron que es gigantesca la tarea que este gobierno está desarrollando en todos los ámbitos, para devolver mínimas condiciones de funcionamiento al país y las actividades económicas que lo sostienen, y reconstruyendo a partir de escombros. Y se hace todo con recursos limitados y gran sacrificio, como el que está teniendo que bancar toda la población.
  • Otra intervención planteó: ¿Puede alguien salir de esto con su sector o sólo podremos salir efectivamente en conjunto? ¿De qué manera podemos comenzar a trabajar juntos, recuperar la confianza mínima necesaria, e ir dando pasos concretos? En una crisis global, sólo podremos salir de veras del túnel, cuando las economías del mundo y la demanda se recuperen. Y aquí, luego del desajuste de precios relativos, el problema central que seguimos enfrentando, se llama INFLACIÓN. Porque inutiliza y pulveriza cualquier medida que se tome, desacomoda permanentemente todo, quita referencias y puntos de apoyo. Nos lleva a la angustia, y de ahí a la ira, y la descomposición. Y la perspectiva preocupa, porque  el gobierno, que aún está gastando más de lo que debe, difícilmente deje de hacerlo el año próximo, cuando tenga que enfrentar cruciales elecciones.
  • Finalmente, la conducción del equipo técnico oficial, planteó: Creemos en el trabajo compartido. En un par de años nos vamos a acordar del día de hoy, con más sabiduría. Tendremos que trabajar para que los activos de nuestras empresas valgan cada vez más. Tendremos que trabajar mucho para poder recomponer la situación operativa y humana de los tambos. La realidad es como es, no necesariamente como quisiéramos nosotros que sea. Desde este equipo de gobierno no queremos resolver sólo parches, sino ir tomando medidas en una perspectiva estratégica. De salida real y sostenible.
  • Y desde la mesa de trabajo, se expresó la importancia de mantener la calma y la firmeza, en medio de la tormenta. Y esforzarnos en trabajar en equipo. Se señaló que es malo perder de vista las urgencias y lo pendiente de resolución, pero es peor aún no darnos cuenta de los logros parciales que fuimos obteniendo. Será importante, hacia adelante, mantener abiertos los espacios de diálogo y negociación, porque no hay otro ámbito ni mejor manera de abordar los problemas y generar las propuestas de solución a los mismos.


 

Cámara de Productores de Leche de la Cuenca Oeste de Buenos Aires

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.