Principales zoonosis en la actividad agropecuaria. Importancia de un buen control vectorial

Marcelo Hoyos, especialista en Higiene Ambiental de BASF, comenta sobre las principales zoonosis en la República Argentina y su relación con la actividad agropecuaria.

Zoonosis:

 

Para comenzar, es conveniente definir que es una zoonosis.

 

Las zoonosis constituyen un grupo de enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos.

También pueden ser contraídas por consumo de alimentos de origen animal que no cuentan con los controles sanitarios correspondientes, o por consumo de frutas y verduras crudas mal lavadas (Ministerio de Salud de la Nación)

 

Las más trascendentes, entre otras, en la actividad agropecuaria son: la Salmonelosis, la Leptospirosis, la Brucelosis, la Triquinosis y el Hantavirus.

 

Salmonelosis: producida por una bacteria (Salmonella sp). Esta enfermedad que está ampliamente difundida en todo el mundo. Es una bacteria muy peligrosa que invade rápidamente los alimentos y cuando uno los ingiere contaminados accidentalmente por una mala cocción, se generan serios problemas digestivos, intestinales, con fiebre y puede llegar a terminar en la muerte en casos muy serios. Es muy importante la prevención y las normas de calidad agroalimentarias en donde se produce el producto, ya sea leche,  carne, u otros alimentos. Los Roedores y las moscas son potenciales portadores mecánicos.

 

Leptopirosis: es transmitida por una bacteria (Leptospira interrogans). Es una enfermedad  que se manifiesta principalmente en épocas de lluvias e inundaciones y de amplia distribución mundial. La infección es comúnmente transmitida a humanos cuando el agua que ha sido contaminada por orina de un animal infestado se pone en contacto directo con lesiones en la piel, ojos o mucosas. En el año 2005, se reportaron 197 casos cada 100.000 habitantes. En el 2006 la cifra se redujo a 74 casos cada 100.000 habitantes. Los animales infectados  excretan la leptospira por la orina nuevamente los roedores son factores importantes de transmisión en la actividad agropecuaria.  Las vías de entrada en el hombre son la piel con lesiones y las mucosas expuestas (conjuntiva, nasal y oral). Los roedores son portadores potenciales de la espiroqueta.

 

Brucelosis: es producida por una bacteria (Brucella sp) y dentro de este género hay 10 especies. Es muy conocida en el ambiente tambero. Se reportaron 280 casos cada 100.000 habitantes en el 2006. El contagio de la enfermedad suele darse por contacto con fluidos provenientes de algún animal infectado (sangre, orina, heces, fluidos vaginales, fetos abortados, placenta) y debido al consumo de productos de origen animal infectados, principalmente leche cruda o productos lácteos elaborados con leche cruda. Es muy importante el trabajo coordinado entre veterinarios y la actividad productiva para evitar esta enfermedad que provoca aumento de abortos, infertilidad y retención de placenta que son síntomas que impactan además en el manejo del rodeo. Las vías de contagio, es decir, el lugar por donde la bacteria penetra en el organismo una vez ha establecido contacto con el individuo, suelen ser la boca, nariz, ojos y zonas lesionadas en la piel (cortes, heridas, etcétera). La ingesta de un producto infectado suele ser la forma más común de contagio no relacionado con el entorno laboral. Esta bacteria puede sobrevivir en  agua hasta por 30 días y en el suelo 2 meses

 

Triquinosis: es también muy difundida y temida en el ambiente de producción de cerdos. En nuestro país es posible detectarla en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis, La Pampa y toda la región Patagónica. Es una enfermedad producida por un parásito (Trichinella spiralis) que es un pequeño gusano redondo de color blanquecino. O sea un parásito que invade los tejidos y se fija en forma de quiste y que ingresa en el hombre a través del consumo de chacinados que no provienen de ambientes productivos seguros o controlados por la autoridad bromatológica. Nuevamente el roedor en general es un portador de este parásito y mantenedor del mismo en el ambiente productivo. La detección de cerdos con Triquinosis, implicará el decomiso de los mismos y la destrucción generando pérdidas económicas importantes así como la adopción de medidas sanitarias posteriores que exigirá la autoridad bromatológica local.

 

Hantavirus: (SPHV) Síndrome pulmonar por hantavirus. En el 2006 se habían registrado 160 casos en Argentina. El índice de mortalidad puede llegar al 30%. Es muy importante detectarlo a tiempo de lo contrario puede haber muchas chances de morir. La gente que está expuesta en zonas rurales a los ratones colilargos (Calomys, Akodon, Oligorizomys) deben tener cuidado al inhalar los aerosoles generados por el excremento u orina de roedores infectados, porque el virus penetra por las vías respiratorias, por los ojos o heridas. Es una enfermedad peligrosa porque inicialmente puede confundirse como una gripe y cuando se detecta que es el Hantavirus puede ser muy tarde.

 

Observamos que en la mayoría de estas zoonosis encontramos vectores como roedores como posibles portadores y diseminadores activos o pasivos de alguna de estas enfermedades. Trabajar bajo normas de calidad y control de contaminación en el ambiente productivo agroindustria, es clave para mantener el riesgo bajo.

Por eso insistimos desde la empresa en integrar los programas de control de vectores de manera profesional y no de manera ocasional.

 

Para lograr un programa profesional de control, es necesario formar una base de conocimientos sólidos para saber cómo se comporta el vector al cual nos enfrentamos, aprender a bajar la capacidad de carga ambiental lo cual significa reducir la cantidad de alimento disponible al roedor (hacerle la vida más difícil), elaborar estrategias simples pero sólidas y continuas de manera de no interrumpir las medidas culturales físicas y químicas. En definitiva prevención basada en el conocimiento.

 

 

Ing. Agr. Marcelo Hoyos
Gerencia Técnica Desarrollo de Mercado Non Crop S-APS/SV
Phone: +5411-4317 9623 Mobile: 011 15 4054 9623 E-Mail: ambiental-ar@basf.com
Postal Address: BASF Argentina S.A., Tucumán 1 – Edificio República, C1049AAA Buenos Aires, Argentina

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.