Por qué el acuerdo Mercosur-UE es más una oportunidad que una amenaza

Informes de Idesa y de la Fauba destacan las ventajas que puede generar para el desarrollo agroexportador argentino.

Dos informes difundidos en las últimas horas, del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) y de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), hacen foco en que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea constituye más una oportunidad que una amenaza para la Argentina.

Según el reporte de Idesa, el primer dato que hay que observar es el intercambio comercial entre la Argentina y los tres bloques comerciales más importantes del planeta.

Tomando datos del período 2014-2018 del Indec, las exportaciones a la Unión Europea rondaron los 9.000 millones de dólares anuales y las importaciones fueron de 11.000 millones; es decir, un déficit comercial de 2.000 millones.

Pero este saldo negativo es menor que los 4.000 millones con el Nafta liderada por Estados Unidos (exportaciones por 4.000 millones con importaciones por 8.000 millones), y los 7.000 millones de balanza en rojo con China (5.000 millones y 12.000 millones respectivamente).

“Estos datos muestran que el bloque comercial que mejores oportunidades le ha generado a la Argentina en los últimos años es la Unión Europea. Es la zona a la que más se le exporta entre los tres principales bloques comerciales globales y de la que relativamente menos se importa. Estos antecedentes permiten sostener que la reducción de aranceles y demás trabas al comercio con la Unión Europea es, de las alternativas disponibles, la que mejores oportunidades ofrece a la Argentina”, resume Idesa.

Alertas

Sin embargo, advierte sobre dos cuestiones. Primero, que un comercio liberalizado necesita de manera imprescindible de una mejora de la competitividad. “El punto de partida son reformas macroeconómicas e institucionales con la suficiente profundidad y consistencia que permita normalizar la economía. Es de alto riesgo integrarse con alta inflación y altas tasas de interés y un sector público deficitario y disfuncional”, indica el informe.

Segundo, que no es una buena estrategia dilatar la aprobación en el Congreso porque cualquier demora puede ser aprovechada por otros países de la región. “Una vez que el Parlamento Europeo apruebe el acuerdo, cualquier país del Mercosur puede avanzar de manera independiente en su aprobación. Si la Argentina dilata su aprobación, pero Uruguay, Brasil o Paraguay lo aprueban, la protección que da el Mercosur se resquebraja de hecho, porque las inversiones las recibirá el país que apruebe el tratado y los bienes de la Unión Europea entrarán por ese país sin aranceles a todo el Mercosur”, explica.

Y concluye: “La liberalización del comercio exterior es una oportunidad. La manera de aumentar beneficios y reducir riesgos no es presionando al Congreso para que dilate su aprobación sino reclamando que tome medidas para ordenar el sector público”.

El rol del agro

En tanto, para Sebastián Senesi, director del Programa de Agronegocios de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba), “más allá de las posiciones políticas, el acuerdo comercial es beneficioso para un país que necesita de dólares”.

En una nota con el Servicio de Divulgación Científica de la universidad, Senesi recordó que el 60 por ciento del PBI de la Argentina, así como entre 60 y 70 por ciento de los productos que exporta, provienen del sector agropecuario. Asimismo, el 80 por ciento de los productos y servicios que incluye el acuerdo Mercosur-Unión Europea son generados por la agricultura y la ganadería.

“Me parece trascendental poder alcanzar un acuerdo que mejore las condiciones de acceso de estos bienes y servicios, con una reducción en los aranceles internacionales y mejoras en las normativas que hacen a los procesos comerciales”, afirmó.

Además especificó que, con 800 millones de consumidores potenciales, el mercado europeo representa el 25 por ciento del PBI mundial. “Por eso es muy importante poder generar un mayor intercambio comercial con condiciones preferenciales”, añadió.

Economías regionales

Y más allá de las oportunidades que puedan surgir para la ganadería y la agricultura, el docente de la FAuba subrayó que la noticia también representaría una oportunidad para las economías regionales, debido a que los consumidores europeos demandan productos con identidad de origen, que representen la cultura de cada lugar, y pagan precios diferenciales.

Para ejemplificarlo, se refirió al caso de la miel: tras el acuerdo podrían ingresar otras 45 mil toneladas a la Unión Europea, con lo cual se duplicarían las exportaciones actuales.

“Se abre una oportunidad para que las pymes argentinas puedan ampliar su mercado y sumar consumidores para sus productos y servicios. De otro modo les sería imposible o muy difícil ingresar al mercado exterior”, enfatizó.

AgroVoz

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.