Plantas Tóxicas

Las plantas tóxicas representan una gran causa de mortandad en los bovinos. En esta época del año (Septiembre) se conjugan varios factores que favorecen la aparición de este tipo de plantas que intoxican a los animales, sostuvo el Méd. Vet. Enrique “Nono” Costa, Docente en la Facultad de Veterinaria de la UNLP y productor ganadero.

Uno de los factores que nombró fue el crecimiento de las malezas que, por lo general, le ganan al pasto noble. Las malezas  crecen más rápido y se les ofrecen mucho antes a los animales que las pasturas naturales. Otras plantas que pueden ser venenosas son los arbustos y árboles. Si bien la vaca no se sube a un árbol a comer, puede pasar que el hombre pode estas plantas y una vez en el piso el animal las ingiera causando su muerte.

 

Por otro lado, Costa explicó que el animal puede alimentarse de estas plantas ya sea porque tiene hambre o porque sean muy palatables y le gusten. Un ejemplo de este tipo es el sunchillo. El sunchillo cuando está en flor es muy palatable. Un ejemplo de ingesta por hambre es el duraznillo negro. Puede ocurrir también que estas plantas se enfarden con las pasturas nobles y sean tragadas por equivocación. Para identificar la causa de infección del animal se toman distintos parámetros. Un parámetro es encontrar la planta tóxica. El segundo parámetro es la evidencia anatopatológica. Esto significa que se abre el animal y se ven las lesiones que produce la planta. Otra evidencia que es realizar investigaciones en el laboratorio que permitan confirmar la teoría.

 

La mayoría de las plantas tóxicas producen lesiones microscópicas en los animales y por eso se realizan estudios histopatológicos que demuestren la hipótesis. Una vez juntadas estas evidencias más el aspecto epidemiológico, el contexto donde se están produciendo las mortandades, se puede decir de qué murió el animal.  Un ejemplo del aspecto epidemiológico puede ser la periodicidad de las plantas. Hay plantas que solo aparecen en una determinada época del por lo tanto son descartadas como causante de muerte en las demás estaciones.  Hay plantas que, por el contrario, son permanentes todo el año y siempre son un posible factor de envenenamiento. Hay tres árboles sumamente tóxicos: el laurel de adorno (una hoja mata a un ternero y ocho hojas a una vaca), el siempreverde y  el paraíso (30 gramos de bolillitas amarillas ingeridas por una vaca significan su muerte).

 

Costa detalló que cada una de estas plantas tiene un efecto diferente sobre el animal. Algunas afectan el hígado, otras el intestino, otras los músculos, otras el corazón y algunas son neurotóxicas.

 

Un dato interesante es que todas las forrajeras que se conocen pueden llegar a ser tóxicas. En determinadas circunstancias como puede ser la contaminación por un hongo que libere una toxina o en respuesta a esta contaminación sea la propia planta quien cree esa toxina las forrajeras se vuelve tóxica. Costa dio un ejemplo de este tipo que ocurrió hace un tiempo en un corral de feedlot.

 

De acuerdo con Costa la toxicidad en las plantas se da como un mecanismo de defensa frente a los predadores o como un funcionamiento anormal de la fisiología de la planta. Este anormal funcionamiento puede ocurrir por la falta de agua, por el sobrante de agua o por el exceso de sustancias absorbidas que la planta no sabe eliminar.

 

 

Sector Agropecuario
Sábados de 9 a 12 hs
AM 550 Radio Colonia

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.