Paquete impositivo de Axel Kicillof: aumentos en Ingresos Brutos y en el Inmobiliario urbano y rural

El gobernador impulsa una actualización de acuerdo a la inflación de este año, estimada en 54,6%. El ajuste será progresivo y en propiedades grandes llegaría al 75%. La Legislatura tratará el proyecto.

Los tributos aumentan 54% promedio, se liberan algunas alícuotas de actividades gravadas por Ingresos Brutos, en el Inmobiliario Urbano la segmentación prevé entre 15% y 75% de ajuste, y las grandes unidades productivas del campo deberán pagar hasta 75% más por el Rural.

Todo ese paquete de reforma en la Ley Fiscal debería ser debatido este jueves. Es improbable que se sancione a término. En plena Navidad los legisladores estaban realizando el traslado desde sus distritos. Revisan la letra chica del proyecto. Según el Poder Ejecutivo, los retoques establecen un criterio de progresividad, para que paguen más las personas con mayor capacidad contributiva. Esperan generar, dicen, «alivio a los pequeños y medianos productores y propietarios”. ¿Entonces cómo compatibilizan ese objetivo con el 54,6 % de suba?

Primer dato: con la caída del Pacto Fiscal, firmado en su momento por Mauricio Macri y las provincias (a excepción de San Luis), Buenos Aires puede disponer nuevos retoques a la suba. Ese es el filón fiscal. Representa el 70% de los recursos propios del Estado. En 2019 se recaudaron, hasta noviembre, 27.422 millones de pesos. Sellos, otro de los tributos ajustables, quedó en segundo lugar con 3.007 millones.

No obstante, uno de los focos está en el Inmobiliario Urbano, y también en el Rural. Entre los dos apenas superan los 2.900 millones de pesos, pero es un tributo muy extendido. Llegan a casi 8 millones de partidas. De ellas, 7,5 millones son del Urbano y del Baldío.

En ese sector habrá una fuerte presión sobre los sectores medios y altos.

En el Urbano está previsto un piso con una cuota fija que va desde los 207 pesos y una alícuota sobre el excedente del límite mínimo de 0,028% en las unidades que tienen una valuación fiscal de hasta 179.851 pesos. Así como un techo de 118.646 pesos y una alícuota de 1,725% para las unidades que cotizan más de 10 millones de pesos.

En el texto del proyecto están determinados los revalúos, tanto en propiedades urbanas como rurales, de hasta 75% para las de mayor valor. Y en el Inmobiliario baldío podrá llegar al 90%.

¿Dónde residen algunas de las prevenciones de la oposición? Por ejemplo, un aumento del 75% en propiedades con valuación fiscal por encima de 680.877 pesos tendría, aseguran, un impacto negativo directo sobre los sectores medios. «No se trata de millonarios”, cuestionan.

Desde el Gobierno insisten en la progresividad. “Los más chicos tendrán sólo un incremento del 15%”, responden.

Los impuestos patrimoniales consumen el 8,75 por ciento de la recaudación provincial.

Del tributo que grava las actividades económicas surgen los mayores recursos. Por eso, habría una reacción sonora del lado del Inmobiliario, pero otra más quieta pero no menos importante del comercio, la empresa y la industria. En Ingresos Brutos se plantean subas en algunas alícuotas específicas. No superarían el 1% de incremento, de acuerdo con el caso. Pero representa mucha plata.

Ayudaría a la cosecha tributaria de 30.000 millones de pesos adicionales que quiere Axel Kicillof con esta reforma. Su antecesora, María Eugenia Vidal, había dispuesto la baja progresiva de Ingresos Brutos, a instancia del compromiso asumido en el Pacto Fiscal.

Será un largo proceso de discusión parlamentaria. El Frente para Todos dispone de mayoría en Diputados, pero no llega a formar quórum en el Senado. Allí, Juntos por el Cambio alcanzó las 25 bancas contra 21 del oficialismo. La coalición PRO, UCR y CC ya pusieron la lente sobre el Inmobiliario Rural. El esquema de segmentación de Kicillof es similar al de las retenciones. El aumento de otros 3 puntos a esa imposición ya provocó reacciones en las entidades representativas del agro.

Ahora, los campos mayores de 2.000 hectáreas en la Provincia soportarán un peso considerable en las subas. El cohetazo se disparará, como anticipamos, hasta el 75%. Los voceros del FdT en la Legislatura explican que conforman el 7% de las partidas.

En simultáneo, la Provincia otorgará exenciones impositivas para propiedades de hasta 100 hectáreas «dedicadas total o parcialmente a la producción tambera» y también aquellas de 50 hectáreas «destinadas a la producción agropecuaria».

Para el rubro automotores y embarcaciones deportivas, la valuación de los vehículos se actualizará anualmente según los datos publicados por la Dirección Nacional del Registro del Automotor. Es decir que para este punto no se modificará la tabla de alícuotas.

En cambio, habrá una actualización para las embarcaciones deportivas, cuya alícuota para las de menor valor será del 5,5% y del 13% para las de mayor valor.

Sobre este paquete impositivo comenzaron a evaluar respuestas los equipos técnicos de Juntos por el Cambio, encabezados por el ex ministro de Economía, Damián Bonari, y los legisladores Abad, Costas y Allan, entre otros. Kicillof permaneció conectado continuamente con el ministro del área, Pablo López; el titular de ARBA, Cristian Girard, y los presidentes de Senadores y de Diputados, Verónica Magario y Federico Otermín.

El proyecto ingresó el martes 24, entre los soportes veraniegos y aprestos de Nochebuena. Este miércoles, muchos de los 138 legisladores decidieron abandonar la continuidad del brindis para transitar, como miles de bonaerenses, las rutas de regreso. Otros decidieron alargar la mesa navideña con prescindencia del proyecto de ley. Se quejaron del sorpresivo envío.

Rodolfo Lara
Clarín

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.