Manejo de pasturas en suelo bajos para potenciar la ganadería

El Ingeniero Agrónomo Oscar Di Marco, docente e  investigador en la Unidad Integrada Balcarce,  fue entrevistado en el tercer bloque del programa emitido el sábado 12 de abril.

Oscar Di Marco

Oscar Di Marco – Uni. Int. Balcarce

Di Marco manifestó que hay distintos tipos de suelos ganaderos y contó que los de la Cuenca del Salado, por lo general, son los suelos donde prácticamente se podría hacer una agricultura marginal de bajo retorno o nada. El propósito de trabajar con estos pastos es demostrar que también se puede obtener buen kilaje de carne. Los resultados obtenidos fueron sorprendentes  y, hoy en día, hay productores que buscan hacer recría de tal forma que puedan hacer hasta engorde con parte de sus terneros. Para argumentar sus dichos, Di Marco dio algunos ejemplos prácticos.

Los suelos ganadero bajos, tipo “barro blanco”, están dominados por una vegetación de baja productividad que no producen más de 1-3 t MS/ha año. En ellos se hace cría con baja carga (0,6 EV/ha) y venta de terneros al destete con bajo peso. Estos campos están subutilizado, pero tienen un alto potencial para incrementar la productividad si se manejan correctamente con pasturas de agropiro o festucas. Con estas especies se pueden lograr producciones de forraje de 6 a 12 t MS/ha año, según las características del suelo y año.

Con una buena implantación de las pasturas, la correcta fertilización y el manejo del pastoreo se puede aumentar la carga animal a más de 1-1,5 EV/ha, hacer recría de los terneros y entorar vaquillonas de 15 meses. En recría se han obtenido producciones de carne que superaron los 600 kg/ha/año. El buen manejo desde la preparación del terreno para la implantación,  la fertilización y el pastoreo han permitido:

  • Adelantar el arranque de las pasturas,
  • El control de la floración durante toda la primavera,
  • Alargar la longitud del período de pastoreo primaveral,
  • Mantener una buena calidad del forraje.

El investigador en la Unidad Integrada Balcarce comentó que se manejan las pasturas de cierta forma arrancando temprano a la salida del invierno para que estén listas en septiembre y continúan en el mismo estado hasta las sequías de diciembre. De este modo se logra que 6 o 7 animales ganen 600 o 700 gramos. Este ciclo continua en el verano y luego con las primeras lluvias de fin de verano.  Además, Di Marco aconsejó que para hacer un buen manejo del pasto es necesario una buena implantación, fertilización y un buen corte.  Una buena fertilización en invierno permite que crezca fuerte más tarde y, en ese momento, se realiza una buena podada. Si bien no se puede hablar de altura, lo recomendable es que sea bastante corto, 10-15 cm y que produzca hojas. A esa altura el nivel de energía y proteínas que se les da a los animales es muy alto, entre 600-800 gramos está ganando el ganado.   Hay que ir controlando la altura y la carga.

Por último, Di Marco habló sobre el agua caída y dijo que a las pasturas perennes mucho no las afecta sino que mejoran el suelo y alimentan al ganado.

 

Sector Agropecuario
Sábados de 9 a 12 hs.
AM 550 Radio Colonia

 

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.