La libertad de elegir

Gustavo Picolla

Uno de los conceptos más importantes que aprendí, y que más influencia ha tenido en mi vida, ha sido el hecho de saber que los seres humanos tenemos el enorme privilegio de elegir ante las situaciones que nos plantea la vida.

Viktor E. Frankl fue psiquiatra judío, catedrático de Neurología y Psiquiatría en la Universidad de Viena y Director de la Policlínica Neurológica Vienesa durante veinticinco años. Estuvo encerrado en campos de concentración de la Alemania nazi, donde experimentó cosas tan repugnantes para nuestro sentido de la decencia que incluso repetirlas aquí provocaría zozobra.

En su libro “En busca del sentido” dice: “Los supervivientes de los campos de concentración aún recordamos a algunos hombres que visitaban los barrancones consolando a los demás y ofreciéndoles su único pedazo de pan. Quizá no fuesen muchos, pero esos pocos representaban una muestra irrefutable de que el hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino”

La capacidad de elegir la actitud personal frente al destino, hermoso.

Te pusiste a pensar alguna vez que hoy sos el producto de tus elecciones del pasado, y que las elecciones que hoy estás haciendo son las que van a marcar tu futuro. Esta capacidad de elegir nos hace responsable de nuestro destino y ya no debes seguir diciendo que sos el resultado de las circunstancias de la vida. Y es desde esta responsabilidad que nos hacemos cargo de lo que nos pasa.

Por eso lo más importante es ampliar el espacio que hay entre el estímulo y la respuesta, porque cuanto más grande sea este mejor será nuestra elección. Entre el estímulo y la respuesta que damos es donde reflexionamos, donde tenemos que estar consciente de nuestras emociones y estados de ánimo porque en definitiva es en ese espacio donde elegimos la actitud personal frente al destino.

Seguramente en varias ocasiones te encontraste con personas que siempre están buscando culpables a lo que les pasa. La culpa es del gobierno, la culpa es de mi jefe, la culpa es de mi esposa/o, etc. siempre el foco esta puesto afuera. Y atrás de esta culpa siempre aparece el “Si hubiera” que lo único que hace es poner a la persona fuera de la cancha de juego. Son los que miran desde la tribuna porque nunca juegan, no son protagonistas porque ese es el lugar menos comprometido. La vida está en contra de ellos. Surge así la postura de la víctima, una persona presa de los acontecimientos que los demás generan. Como no son culpables de nada, lo que obtienen es la inocencia en todos sus actos, pero así también la impotencia porque nada puede resolver.

Si uno quiere ser parte de la solución, indefectiblemente debe ser parte del problema.

¿Cuál es la relación de este tema con el Liderazgo?

En nuestra columna del jueves pasado hablábamos sobre el hecho de que muchas personas ocupan puestos en una empresa o son dueños de la misma y que no identifican ese puesto con una posición de liderazgo. Y que debe haber un objetivo superador que es el de desarrollar a las personas que lideras, y que si lo logras seguramente vas a trascender el puesto y serás recordado como una persona de influencia.

Por lo tanto hoy que sabes que el puesto que ocupas sea cual fuere es una posición de liderazgo, ese es el estímulo. Entonces  la pregunta es, ¿qué vas a elegir ser jefe o ser líder?

Estoy convencido que  el Liderazgo es una elección, es una vocación que surge de nuestros talentos de  nuestra pasión por liderar y que tiene como objetivo supremo desarrollar a las personas. El liderazgo en definitiva es un acto de responsabilidad y los líderes son responsables de que sus liderados estén bien, que sean comprendidas, que puedan desarrollar sus talentos, que sean respetadas, que puedan satisfacer sus necesidades. Y esta responsabilidad se elige.

Ahora bien, vos podes elegir ser Jefe en lugar de ser líder y enfocarte únicamente en los resultados basados en la creencia de que mientras tenga el palo en la mano y muestres la zanahoria las personas van a responder. No lo comparto, pero si es tu elección adelante. No obstante debo decirte que en algún momento te encontrarás diciendo que los empleados no se comprometen, que no les importa nada, que no se les ocurren  ideas, que están pendientes de la hora de salida para irse, etc. Sabe que esta es la consecuencia de elegir ser jefe.

Por lo tanto frente al estímulo de la oportunidad para liderar personas y la respuesta que demos a la misma esta la capacidad de elegir ser líderes y esa elección debe ser consciente sabiendo la responsabilidad que vamos a asumir y como la vamos a llevar a cabo. Y te aseguro que como líder obtendrás mejores resultados a los que te propusiste y en menor cantidad de tiempo que si elegís ser jefe.

El segundo punto de abordaje a la pregunta formulada tiene que ver con la responsabilidad de nuestros actos. Un líder debe ser responsable de sus elecciones y dentro de estas elecciones no solo está la de ser líder sino también la de elegir el proyecto que va a llevar a cabo, el equipo de personas con las cuales va a trabajar, etc. No es posible que un líder deslinde sus responsabilidades haciendo responsable a sus liderados. NO es posible que una víctima pueda ser líder, a lo sumo podrá ser jefe.

Pensa en los líderes populistas, que actitud toman ¿son responsables o le echan la culpa de los que les pasa a los demás? Lo que necesitan los países y las instituciones con líderes que se hagan cargo porque si no son parte del problema jamas serán parte de la solución.

Como dice Jim Collins en su libro Good to Great, “Los líderes del nivel 5 miran afuera para atribuir el éxito a factores distintos que sí mismos. Cuando las cosas van mal, se miran en el espejo y se culpan, asumiendo una responsabilidad total”
Cdor. Gustavo Picolla
liderdservicio@gmail.com
@liderservicio

 

Sector Agropecuario

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.