La importancia del control de roedores y moscas en la bioseguridad, la calidad agroalimentaria y la salud

El control de roedores y moscas deben incluirse de manera real, efectiva y permanente en los programas de bioseguridad y calidad agroalimentaria de las plantas de producción. Contar con personal entrenado capacitado y que lleve adelante una cultura de trabajo aun en condiciones de trabajo muy exigentes.

El Ing. Agr. Marcelo Hoyos, especialista en Higiene Ambiental de BASF, comenta sobre la importancia de que los «programas de control de plagas vectores como mosca y roedores» que se exigen en toda producción intensiva de animales o plantas de elaboración y proceso de alimentos, deben llevarse a cabo de manera real y efectiva.

 

Encontramos que no siempre se llevan a la práctica, se subestiman los riesgos y se atacan los problemas cuando ya el vector invadió el ámbito productivo lo cual sabemos que es muy tarde. En el mejor de los casos las gestiones son parciales y erráticas.

 

Después de trabajar tantos años en los sectores de producción agroindustriales y producciones intensivas, principalmente aves y cerdos, donde es muy común que haya presencia de moscas y roedores, se observa que el control y la prevención no siempre se integran dentro del programa de Bioseguridad de manera real y efectiva.

 

En los papeles, las normativas de producción que exige el SENASA, se indican claramente todas las prácticas de bioseguridad y calidad agroalimentaria.  Vamos a describir más en detalle a cada una.

 

Bioseguridad en producciones animales intensivas

 

Hay que recordar que bioseguridad son: «todas aquellas prácticas culturales, físicas y químicas que de manera integrada, permiten reducir el riesgo de ingreso o presencia de organismos patógenos ya sean bacterias, virus, hongos o parásitos, que de alguna forma  puedan afectar a la salud de la producción animal. Para lograr esto es necesario controlar a los vectores que lo transportan o lo diseminan pero también al hombre que participa de manera directa o indirecta de la actividad que también puede trasladar patógenos de lugares lejanos aun en la ropa, insumos o vehículos.

 

Las medidas de bioseguridad se enfocan específicamente durante todas las etapas de cría del animal en producción o en la cría de reproductores. Estas normas y procedimientos involucran necesariamente al personal que trabaja en el establecimiento en aspectos relacionados a la capacitación y conciencia cultural sobre la importancia de mantener estas medidas en todo momento. También son abarcativas al personal de empresas proveedoras, transportistas, clientes, asesores y autoridades de control que rutinariamente ingresan o se acercan a estas áreas.

 

La bioseguridad es una manera cultural de criar animales que hoy en día reviste gran responsabilidad ya que los riesgos que se asumen cuando hay algún descuido, son muy altos tanto en costos en procesos y en imagen.

 

Calidad agroalimentaria en plantas alimenticias

 

Se trata de medidas que reduzcan todo tipo de riesgos de ingreso de contaminantes como los mencionados antes más algunos inertes como cuerpos extraños, pero ya en plantas donde se procesan alimentos. Por ej. Planta de faena o de procesamiento de alimentos o una usina láctea. Aquí los riesgos ya tienen ver con la salud del consumidor. En estos ambientes podemos observar, lavado, desinfección, prevención de ingreso de insectos roedores. También incluye el estricto aseo del personal que trabaja e ingresa a la misma, elementos de protección como cofias, guantes, etc.

 

El cuidado de la salud del personal

 

No es menor considerar que en los lugares mencionados anteriormente trabaja mucha gente que puede exponerse a enfermedades transmitidas por vectores como las moscas y los roedores entre otros, dependiendo del lugar donde trabajen. También se exponen a enfermedades que pueden venir con el animal que están faenando o criando.

 

Como contaminan las moscas y los roedores

 

En moscas, a través de sus secreciones corporales excrementos, saliva y contacto de sus patas en residuos contaminados llevando decenas de enfermedades al transportar organismos parásitos (bacterias, hongos, virus) y otros contaminantes

En roedores se han estudiado más de 35 enfermedades que impactan en el hombre y también en animales que entran en contacto con estos. Entre ellas, salmonellas, Leptospirosis, triquinosis, coriomeningitis linfosítica, peste, fiebre por mordedura, hasta las más letales como Hantavirus (SPHV) y La Fiebre hemorrágica Argentina (FHA) que afecta a nuestra región agroindustrial.

[pullquote]         Un solo roedor adulto elimina 300.000 pelos, 16,000 excrementos y 6 lts de orina por año. Agregamos la contaminación que lleva en sus patas y pelo ya que muchas veces transita sobre estiércol o sumideros altamente contaminados.[/pullquote]

 

Estos vectores ofrecen riesgos latentes en la salud de la gente que trabaja cotidianamente en estos ambientes.

 

Por esto las medidas de prevención y control vectorial no solo están asociadas a aspectos vinculados con la producción de animales y procesamiento de alimentos para consumo humano y animal sino también con la salud del personal.

 

No se trata de solo cumplir con un requisito de las autoridades de salud animal o alimentaria sino también un compromiso con la prevención de salud de nuestra gente y la inmensa cantidad de personas ligadas de manera directa o indirecta con la actividad productiva.

 

¿Qué significa entonces prevención y control vectorial?

 

No significa «tirar veneno» en todas partes y en cualquier momento, sino partir haciendo un buen monitoreo,  verificando el interior y el exterior del establecimiento para detectar esos focos problemáticos que, en un principio, son pequeños y permiten tomar medidas correctivas a tiempo.

 

«Todo incendio comienza con una chispa, el gran secreto de la prevención es detectar esa chispa a tiempo»

 

Es necesario mantener al personal concentrado y entrenado pero también actualizado esta es la base. Conocer, hacer saber, difundir, compartir, practicar, respetar y hacer respetar las normas de bioseguridad y calidad agroalimentarias tanto desde la dirección de la empresa como el personal a cargo de tareas específicas.

 

Se trata de llevar adelante una verdadera «cultura» que envuelve cada actividad que se desarrolle en ese ambiente.

 

Los controles deben ser integrados a programas profesionales de control, con estrategias precisas y efectivas. Con productos de alta calidad y seguros. Los productos químicos como insecticidas y rodenticidas son una herramienta dentro del programa y bajo ningún concepto se debe sostener un programa solo sobre el aspecto químico. Es un error mantener esta posición pero es lo que con mucha frecuencia observamos en el terreno.

 

Consultar con empresas que tengan experiencia agronómica en estos temas delicados.

 

 BASF pone a disposición nuestro servicio técnico para consultas en ambientes complejos.  ambiental-ar@basf.com

 

Resumen

 

No subestimar el potencial de riesgo de contaminación de roedores y moscas u otros vectores en un establecimiento que produce alimentos o que tiene una producción intensiva de animales.

 

En muchas ocasiones se deja en manos de terceros estas tareas y hay que recordar la importancia de verificar, por parte de todos, que se haga el trabajo eficientemente. El programa necesita un seguimiento constante de la empresa de control de plagas y de las autoridades de la planta.

 

Las estrategias propuestas por BASF son muy simples y eficaces de aplicar, permiten tener un establecimiento con bajo riesgo de contaminación porque nuestra empresa integra los programas a la capacitación y el entrenamiento de los equipos en el campo.

 

 

Ing. Agr. Marcelo Hoyos
Gerencia Técnica Desarrollo de Mercado Non Crop S-APS/SV
Phone: +5411-4317 9623 Mobile: 011 15 4054 9623 E-Mail: ambiental-ar@basf.com
Postal Address: BASF Argentina S.A., Tucumán 1 – Edificio República, C1049AAA Buenos Aires, Argentina

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.