La extraña sensación de sentirse en el lugar equivocado en el momento equivocado

Guillermo Aiello es Contador Público, Gerente de la firma Santafesina Alberto L. Marchionni SA y Productor, charlamos sobre el trabajo que nos hizo llegar y que publicamos a continuación.

Sin duda la Argentina ha sido desde sus orígenes como república un país que basó  buena parte de su crecimiento en un modelo agro exportador, y en consecuencia,  apoyado en la producción del sector agropecuario fue en permanente crecimiento y desarrollo, habiendo logrado en la actualidad  ser uno de  los pocos sectores altamente competitivos en el contexto de una economía globalizada mundial.-

Se avanzó también en la industrialización de las materias primas obtenidas de la producción agropecuaria y se impulsó el desarrollo de la agro industria productora de un  sin número de implementos y equipamientos requeridos para alcanzar los niveles de producción actuales.-

El sector agropecuario a mostrado claramente en las últimas décadas niveles de eficiencia y crecimiento, que seguramente al ser analizados en detalle se valorizará  adecuadamente los motivos que llevaron a esta evolución.  Esto, a su vez permitirá comprenderlo y en consecuencia tomar las medidas adecuadas en cada instancia, con el objetivo final de incentivar dicho crecimiento, y en definitiva a fortalecer al sector que es ni más ni menos que fortalecer a la economía y en consecuencia al país en su conjunto.-

Ahora bien,  la idea es desarrollar algunas de las causas  que a  nuestro criterio fueron decisivas en el crecimiento productivo de la Argentina para observar  de qué manera estas causas suponemos evolucionarán en el futuro con el actual contexto económico del sector, y las expectativas que las mismas pueden generar y su posible incidencia negativa en el futuro desarrollo y crecimiento de la producción agropecuaria.-

1.- En las últimas décadas sin duda se ha producido un crecimiento muy importante en la producción a través de la incorporación de la biotecnología y la siembra directa, lo que ha permitido aumento  en los rendimientos de los cultivos muy significativos,  con costos acordes a la producción obtenida.-

No ha sido casualidad o suerte haber pasado de un rinde por  hectárea en plena zona núcleo de nuestro país de 50 qq. de maíz, 25 qq de trigo y 22 qq de soja de hace apenas 3 décadas, a los 120 qq de maíz, 50 qq. de trigo y 45 qq de soja de la actualidad, y con potenciales de rendimiento que los vemos en pleno crecimiento, ya que en las dos últimas campañas las contingencias climáticas adversas no permitieron a los nuevos materiales expresar todo su potencial. – Esto nos hace pensar que en una campaña normal los  rendimientos antes detallados se pueden superar sin demasiado esfuerzo, más aún si consideramos la incorporación de nuevos eventos, como la aparición de la soja bt RR2.-

El crecimiento comentado en el párrafo anterior vino de la mano de la investigación y desarrollo de todo tipo de productos realizados por empresas especializadas (semillas, agroquímicos, fertilizantes, equipamientos, etc. ), entre los cuales creemos merece un  comentario especial las semillas, ya que a nuestro criterio la evolución de este insumo vital en la producción ha sido determinante en el crecimiento que venimos comentando.  Consideramos que el marco legal actual no protege adecuadamente la inversión realizada por las empresas de este sector, lo cual en alguna medida puede significar un freno al desarrollo futuro. Esto nos  colocará  en desigualdad de condiciones con la producción de países limítrofes que ya están trabajando de una manera más ordenada, y que en consecuencia son destinatarios de buena parte de las inversiones de las empresas líderes del sector, y por supuesto de los productos obtenidos a partir de dichas inversiones. Una clara muestra de esta situación, es la complicada implementación por parte de Monsanto S.A., del sistema de comercialización de la soja BT RR2, debida esto a comercializarlas dentro del marco de la ley de patentes, y no de una adecuada ley de semillas.-

Un párrafo especial merece la siembra directa, que bajo el impulso de AAPRESID ha significado para la agricultura argentina una revolución productiva que permitió la incorporación de zonas marginales a costos razonables para las mismas y con rendimientos que lograron alcanzar niveles de eficiencia muy importantes. Todo esto en un marco de conservación del principal recurso de todo productor, que sin duda es el valor de la tierra destinada a dicha producción. El trabajo de la mencionada institución en los últimos 20 años, has sido de permanente búsqueda de las mejores alternativas productivas en un marco de máximo cuidado de las condiciones del medio ambiente, con el objetivo de lograr una producción  sustentable en el tiempo.-

2.- El crecimiento comentado en el punto anterior vino también acompañado de la incorporación del conocimiento a la producción agropecuaria,  logro obtenido  mediante la intervención de profesionales especializados en cada una de las actividades relacionadas con el sector ( Ing. Agrónomo, Contador, Abogado, Lic. En Administración, etc.), que aportaron todo su conocimiento a la actividad y  produjeron una profunda transformación del sector, que pasó  de un trabajo casi artesanal  y personal,  de hace algunas décadas, a transformarse en una actividad empresarial que requiere una alta capacitación, programación  y ejecución coordinada de las actividades para lograr maximizar los resultados, tanto desde el punto de vista productivo como económico.-

La incorporación del conocimiento en una buena parte del sector se dio mediante el ingreso al mismo de los que nosotros denominamos los “Productores sin tierra”, que mediante el arrendamiento de los inmuebles a sus propietarios se incorporaron a la producción agropecuaria en sus distintas alternativas, pero fundamentalmente en la agrícola donde se estima que en la actualidad el 60 % de esta producción está en manos de dichos “productores sin tierra”.-

Es importante aclarar cuando hablamos de los “productores sin tierra” que estos no son en todos los casos los llamados grandes “pool de siembra”. A nuestro criterio hay innumerables “productores sin tierra” que trabajan medianas extensiones de campo, que arriesgan un importante capital en cada una de las campañas agrícolas, que emplean mano de obra del lugar, que invierten en insumos y equipamientos, y que en los años buenos reinvierten todos sus resultados en el crecimiento de la producción para la campaña siguiente , y que cuando les tocan años malos, ponen su propio capital para hacer frente a los compromisos asumidos y de difícil cumplimiento en un año de importantes pérdidas económicas.-

Este sector pareciera no haber sido tenido en cuenta por el gobierno en cada análisis que hace de la realidad del sector agropecuario y las inmensas rentas sojeras, y lo que es más grave, tampoco es un tema sobre el cual se haga demasiado incapié en el temario de  las entidades representativas del sector agropecuario.-

3.- El resultado de lo comentado en los dos puntos anteriores ha sido el hecho de haber alcanzado los 100 millones de toneladas de producción, con todo lo que este número representa en inversión en insumos y servicios, mano de obra directa e indirecta ocupada en la producción, ingreso de divisas para nuestro país, y por supuesto un enorme ingreso en concepto de impuestos para el fisco nacional que luego analizaremos más en detalle.

4.- En este contexto queremos hacer algunos números sobre los resultados de un productor agropecuario en campo arrendado en la campaña 2013/14, y los proyectados para la campaña 2014/15 ( suponiendo rendimientos normales, y con los valores de los cereales que hoy conocemos para cosecha ).

Este análisis lo efectuamos en la zona núcleo de nuestro país, donde los potenciales de rendimiento de la producción expresan sus mayores niveles.  Por supuesto los resultados son mucho más complicados en zonas marginales y alejadas de los puertos de destino de los granos.-

En el caso de la campaña 2013/14 se tomaron los costos promedios de cada uno de los cultivos, como así también los precios promedios de venta de los granos entre valores forward y disponible en función de los porcentajes comercializados en cada una de estas alternativas.

COSTOS PROMEDIO EN ZONA NÚCLEO CAMPAÑA 2013/14 – EN CAMPO ARRENDADO
ZONA NÚCLEO TRIGO SOJA DE 1ª SOJA DE 2ª MAÍZ
 IMPLANTACIÓN C/SEG.             390,00           332,00             260,00             700,00
 ARRENDAMIENTOS 18 qq             288,00           576,00             288,00             576,00
 COSTO DE IMPLANTACIÓN             678,00           908,00             548,00          1.276,00
 GASTOS DE COSECHA
 Y COMERCIALIZAC.                25,00             20,00                20,00                35,00
 PRECIO PIZARRA             220,00           320,00             320,00             150,00
 RENDIMIENTOS PROMED.                  4,00                  4,00                    3,20                   10,00  
 INGRESOS             880,00       1.280,00          1.024,00          1.500,00
 GASTOS Y COSECHA –           220,00 –        256,00 –           204,80 –           525,00
 COSTOS –           678,00 –        908,00 –           548,00 –       1.276,00
 RESULTADO NETO –             18,00             116,00               271,20   –           301,00  
 IMP. A LAS GANANCIAS                       –                 40,60                   94,92                           –    
 RESULTADO DESP. IMP. –             18,00               75,40               176,28   –           301,00  
 TRIGO SOJA DE 2ª              158,28  
SUPONIENDO UNA ROTACIÓN DE 1/3 POR PRODUCCIÓN
 EN UN CAMPO DE 150 HAS.,LA RENTAB.TOTAL DEL AÑO FUE:U$S –       3.366,00  
 CON UNA INVERSIÓN TOTAL DE                 U$S     126.058,00  

El análisis final se hace suponiendo un campo de 150 has. con rotación de 50 has para cada cultivo, trigo/soja de 2ª, soja de 1ª y maíz.

 

Para la campaña 2014/15 tomamos costos de producción y rindes proyectados, con precios de mercados actuales a los cuales se pueden efectuar ventas de granos a cosecha, e igual supuesto para el cálculo del resultado:

 COSTOS PROYECTADOS EN ZONA NÚCLEO CAMPAÑA 2014/15 – EN CAMPO ARRENDADO
ZONA NÚCLEO TRIGO SOJA DE 1ª SOJA DE 2ª MAÍZ
 IMPLANTACIÓN C/SEG.             390,00             355,00          265,00    700,00
 ARRENDAMIENTOS 18 qq             260,00             520,00          260,00    520,00
 COSTO DE IMPLANTACIÓN             650,00 875,00          525,00          1.220,00
 GASTOS DE COSECHA
 Y COMERCIALIZAC.                35,00                           20,00   20,00                40,00
 PRECIO PIZARRA             150,00             250,00          250,00    130,00
 RENDIMIENTOS PROMED.                  5,00                    4,50        3,50                  11,00  
 INGRESOS             750,00          1.125,00        875,00          1.430,00
 GASTOS Y COSECHA (262,50) (  225,00)                                       (      175,00) (  572,00)
 COSTOS (650,00) (  875,00) (      525,00) (1.220,00)
 RESULTADO NETO            (162,50)       25,00          175,00                     (  362,00 ) 
 IMP. A LAS GANANCIAS                                 8,75          61,25
 RESULTADO DESP. DE IMP.            (162,50)       16,25         113,75     (  362,00 )                  
 TRIGO SOJA DE 2ª –         48,75  
SUPONIENDO UNA ROTACIÓN DE 1/3 POR PRODUCCIÓN EN UN
 CAMPO DE 150 HAS.,LA RENTAB.TOTAL DEL AÑO FUE:      U$S – 19.725,00
 CON UNA INVERSIÓN TOTAL DE      U$S     120.877,00  

Como se puede ver claramente los resultados desde el punto de vista de la rentabilidad para la campaña que estamos iniciando son sumamente complicados para un productor en campo arrendado, siendo sin duda una de las causas fundamentales de esta situación la creciente incidencia del costo del arrendamiento, puesto que además del permanente incremento que han tenido los mismos en las ultimas campañas, llegando a alcanzar niveles cuyo pago implica un altísimo riesgo económico, en la presente esta situación además  se ve agravada como consecuencia de la importante caída en los precios de los comodities, seguido esto de aumentos de los costos en dólares, y un tipo de cambio totalmente distorsionado de la realidad, que hoy es de $ 5,46 para el productor en la liquidación de sus granos, y muy cercano al valor del blue para el pago de la mayoría de sus cotos.-

Tal vez sea el momento oportuno para que propietarios y arrendatarios replanteen el negocio, que de seguir de la misma manera va camino a su autodestrucción, y que para los propietarios que en este momento están gozando del cobro de altos arrendamientos, será en definitiva como matar la gallina de lo huevos de oro.

5.- Por qué el titulo de este trabajo es estar en el lugar equivocado en el momento equivocado ¿?? Esto se debe a que hemos dejado pasar un momento histórico en lo que respecta a valores de los mercados internacionales de los granos, sin que esta realidad fuera recibida como corresponde por  los productores argentinos.- Se debe no sólo como consecuencia de las retenciones a la exportación de granos,  las cuales pueden haber tenido sentido con precios internacionales de los granos en valores muy superiores a los actuales, pero que en esta situación resultan insostenible, al menos en los niveles de porcentaje vigentes, sino también como consecuencia del importante daño que ha provocado en los mercados de trigo y maíz la intervención del gobierno sobre los mismos, lo cual se ha traducido en los últimos años en una diferencia de precios en el valor de estos granos de entre u$s 50 y u$s 70 por tn., que representan aproximadamente u$s 2.000 millones que anualmente miles de productores han transferido a un pequeño puñado de exportadores.-

6.- En un contexto complicado como fue la campaña 2013/14,  un productor agropecuario de 150 has.  en campo arrendado,  igualmente tuvo que aportar a las arcas del Gobierno Nacional y Provincial, los siguientes impuestos principales ( no incorporamos al análisis los innumerables impuestos y tasas menores ):

Retenciones a la exportación de granos                                              U$S       93.191

Impuesto al valor agregado                                                       U$S        29.158

Impuesto a los débitos y créditos bancarios                       U$S          2.810

Impuesto a los Ingresos Brutos                                                               U$S          2.342

 

Sub – total                                                                                        U$S      127.501

 

7.- Un análisis similar al del punto anterior se puede realizar para la campaña 2014/15 que estamos iniciando, donde la presión  impositiva es más compleja que en la anterior, puesto que ante una expectativa de rendimientos normales y malos precios, los niveles de pago de impuestos son muy elevados en un años que es muy posible no se logre obtener rentabilidad alguna.-

Los impuestos estimados serán los siguientes:

Retenciones a la exportación de granos                                              U$          82.298

Impuesto al valor agregado                                                       U$S        28.625

Impuesto a los débitos y créditos bancarios                       U$S           2.508

Impuesto a los Ingresos Brutos                                                               U$S           2.090

 

Sub – total                                                                                        U$S      115.521

 

Esta presión impositiva se dará en una campaña en la cual como antes se comentó existen muy pocas posibilidades de obtener rentabilidad en esta actividad.-

8.- El análisis referido a la presión impositiva del productor agropecuario realizado en los puntos precedentes, por supuesto  se puede trasladar con iguales resultados para un propietario del inmueble rural, con el agregado en este caso que seguramente deberá tributar como corresponde a todos  los contribuyentes que obtengan rentabilidad, el correspondiente Impuesto a las Ganancias.- Esto  está fuera de toda discusión puesto que sin lugar a duda es la expresión más justa de capacidad contributiva, en donde quien más gana más paga, lo que si resulta muy difícil de comprender es el resultado de la presión impositiva de los puntos anteriores donde un productor en campo arrendado, que no ha obtenido rentabilidad, tiene una carga impositiva similar al capital invertido en cada una de las campañas analizadas.

Sería bueno indagar en los distintos sectores que componen la economía de nuestro país, y creo sin temor a equivocarme que no hay precedentes de semejante presión impositiva para una actividad, como la que actualmente está soportando la producción agropecuaria.- Este también es uno de los motivos del título de este trabajo, ya que parece correcto que un industrial, un comerciante o  un profesional, trabaje en su actividad, ponga todo su conocimiento y el capital necesario para el  desarrollo de la misma, y como consecuencia de dicha actividad obtenga una renta que le permita pensar en el crecimiento y desarrollo futuro, no siendo  evaluado de la misma manera para el caso de la producción agropecuaria:   las” rentas son siempre extraordinarias” con el objeto de justificar una presión fiscal que se está transformando en insostenible, y que finalmente redundará en un deterioro de la capacidad de inversión y desarrollo futuro, y por lo tanto de crecimiento de la producción que es en definitiva lo que nuestro país necesita.

9.- Continuando con el título de este trabajo, imagino el pensamiento de un productor agropecuario de Gualeguaychú, de Colón Entre Ríos, de Concordia, o de Santo Tome en Corrientes, que cada día se levanta analizando las mejores alternativas de producción, los pronósticos climáticos, los comentarios de mercado, en definitiva la forma de llevar adelante su actividad de la mejor manera, y mientras está recorriendo su campo observa a otro productor, a no más de 1.000 mts. de su explotación, pero del otro lado del río, en las Ciudades de Fray Bentos, Paysandú, Salto o Sao Borja que seguramente tiene similares preocupaciones, puesto que tanto la calidad del suelo como las características del clima son idénticas, pero que cuando va a comercializar su producción está logrando hoy por la misma precios de u$s 380 por cada tn. de soja, u$s 290 por cada tn. de trigo, y de u$s 170 por cada tn. de maíz.- Sin duda el análisis y la decisión del productor del vecino país será mucho más segura que la del productor argentino, lo cual en definitiva le permitirá también evaluar y concretar con mucho mayor respaldo el sin número de inversiones que una producción agropecuaria requiere para lograr la máxima eficiencia.

Esto que comentamos en el párrafo anterior es tan cierto y palpable en los hechos, que un  alto porcentaje de la producción agropecuaria de nuestro País vecino Uruguay, es realizada por productores Argentinos, que sin duda vieron esta enorme diferencia y en consecuencia oportunidad, y trasladaron todo su conocimiento y capacidad productiva.- Esta situación originó en Uruguay  una consecuencia inmediata en el crecimiento acelerado del sector agropecuario que estuvo postergado durante mucho tiempo, y que en definitiva no es ni más ni menos que lo que sucedió en Argentina en los últimos años, a pesar de la enorme carga fiscal y de la diferencia por mercados intervenidos antes analizada.

En el análisis anterior hay que agregar una situación adicional como consecuencia del desdoblamiento cambiario existente en nuestro país, ya que el mencionado productor argentino que se encuentra produciendo en Uruguay, obtiene por la venta de cada tonelada de grano de soja la suma de u$s 380 en billetes reales y palpables.- Con esos billetes cambiados en nuestro país en el único mercado real existente obtiene aproximadamente la suma de $ 5.500 , con los cuales puede comprar 2,2 toneladas del mismo grano de soja que vendió en el país vecino.

Lo comentado en el párrafo anterior significa ni más ni menos que en la actualidad la retención real que está sufriendo un productor agropecuario en la comercialización de cada grano de soja es del orden  del 55 %.- Esto,  está avalado por el hecho que la totalidad de sus insumos y servicios se han incrementado en los últimos años en un porcentaje similar o aún mayor al que resulta de alcanzar el actual único real dólar existente en nuestro país, hoy en un valor aproximado a los $ 14,50 por unidad, siendo una absoluta ficción el valor oficial de $ 8,40 por unidad, que en definitiva no es ni más ni menos que una nueva retención a la producción, en este caso que no afecta solo a la actividad agropecuaria, sino a todas las actividades exportadoras de nuestro país.

La siembra  de  una  hectárea  en la campaña 2004/05 costaba $ 50 que a un tipo de cambio de $ 3, representaba aproximadamente u$s 17 por has., esa misma siembra en este momento cuesta la suma de $ 400, de tal manera que para mantener el mismo valor en dólares el tipo de cambio debería ser de $ 23,50 por dólar. Aumentos similares se dan en el costo del transporte, donde la tarifa para dicha campaña 2004/05 para 40 kmts. era de $ 15 por tn. , equivalente a u$s 5 , y actualmente es de $ 95 por tn., de tal manera que, para mantener el valor en dólares, el tipo de cambio debería de $ 19 por dólar. En ese mismo sentido una tonelada de urea costaba u$s 250 y hoy esa misma tonelada cuesta u$s 550, en este caso puntual de los fertilizantes los aumentos de precios también pueden estar incididos por mercados internacionales, de tal manera que, este dato hay que contemplarlo con la salvedad del caso. Si continuamos con el análisis de otros insumos necesarios para la producción, veremos que hay aumentos de menor similar y mayor magnitud, donde los servicios son sin duda los que han sufrido el mayor incremento.

No tenemos duda que de haber sido más razonable la carga fiscal, y más transparentes los mercados, evitando al sector la pérdida de una importante porción del precio de los granos en manos de los exportadores ( esto en las campañas anteriores ), los resultados obtenidos hubieran contribuido de una mejor manera a lograr un desarrollo aún mayor que el alcanzado hasta el momento, y mucho mas sustentable en el tiempo.-  Esta actividad necesita programar adecuadamente a mediano plazo el camino a seguir.-  Si bien la actividad agrícola en si es más manejable en el corto plazo, otras actividades del sector como por ejemplo la ganadera, requieren de una programación a largo plazo, para lo cual es indispensable contar con estabilidad tanto económica como jurídica, lo cual lamentablemente no ha sucedido en los últimos años en nuestro sector. Aprovechando de esta situación no buscada pero existente, Uruguay con una política ordenada y con una visión clara para el sector en el mediano y largo plazo, ha logrado un desarrollo importante, habiendo llegado incluso en este momento a exportar más carne que la Argentina.

10.-En los 11 años que han transcurridos del actual gobierno, el ingreso en concepto solamente de retenciones a la exportación de soja, trigo y maíz, sin considerar los demás granos ni el resto de la presión impositiva normal a las actividades económicas en general en nuestro país, ha sido de aproximadamente entre 70.000 y 80.000 millones de dólares.- Por tal motivo  realmente resulta difícil de entender la falta de consideración de parte de las autoridades hacia un sector que realiza semejante aporte a las arcas fiscales, y que sin lugar a dudas en un contexto de mayor incentivo y estabilidad para la producción, está dispuesto a apostar al crecimiento de la misma, que en definitiva es el crecimiento de toda nuestra querida Argentina.

El comentario final está destinado a pedir a las autoridades que consideren al sector agropecuario como una de las actividades importantes de nuestra país, que como consecuencia de ello el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca funcione como tal en busca de políticas de desarrollo y crecimiento para el sector.- Que sea considerado el tratamiento fiscal actual y evaluado adecuadamente en lo que respecta a la importante presión que este implica para el  productor, que no le permite pensar en una rentabilidad mínima y un crecimiento futuro.- En definitiva,  lo que pedimos es un trato similar al que tienen otras actividades de la economía argentina, que con similares inversiones y menores riesgos ( la producción depende de un factor imponderable como es el climático ), obtienen mayores resultados con una menor presión fiscal.

 

 

Guillermo Aiello
Gte.  Alberto L. Marchionni  S.A.

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.