En las ferias el balance de mitad de año es positivo

Las colas del ternero empezaron a aflorar en estos primeros días de invierno que iniciaron entremezclados con gran cantidad de milímetros, sol firme y primeras heladas en el Centro Sudeste de la provincia de Buenos Aires.

Once remates contabilizamos en la segunda quincena del mes de junio, para cerrar el primer semestre de este 2019, con 8.171 machos, 6.844 hembras, 1.288 vientres y 4.714 en lo que es hacienda a la balanza. Esta cantidad salió prácticamente en 5 días de actividad, ya que las lluvias y los feriados enredaron un poco las ventas en las ferias.

Con algunos embretes destacados, como fue el caso en el del día viernes en Brandsen con Jauregui Lorda, los valores en algunos renglones superaron la media que veníamos teniendo y rompieron en cierta medida 70 pesos que había encontrado el ternero, cuando apareció el plazo y calidad sobresaliente los valores superaron hasta los 80 pesos.

Se comienza a ver el final de una zafra que dio satisfacciones a los productores que año a año preparan su ternerada, y los que demoraron la entrega de sus animales reciben una moneda generosa de los compradores deseosos de calidad. El balance es positivo, y se ve el empuje del sector ganadero apostando a las buenas condiciones del negocio, y a las noticias que llegan desde el exterior referidas a las nuevas fronteras que va encontrando la carne argentina.

Sigue saliendo mucha vaca a la balanza y en este final de mes los valores que se vieron en las ferias sorprendieron a propios y extraños, superando en muchos casos los que marca cada mañana Liniers. Vacas gordas que superan los 50 pesos y no bajan de 47, una manufactura que se sostiene firme ante la gran demanda china y la conserva que casi no encuentra diferencia, han sido lo llamativo de los últimos remates. Tengamos en cuenta que, de los 21.017 animales vendidos en las ferias, el 22,42 por ciento es hacienda al kilo, principalmente vacas.

La cosa marcha bien y al productor ganadero se lo ve entusiasmado y con ganas de seguir creciendo, el balance de los consignatarios es positivo y espera con buenas expectativas lo que resta del año.
La única pata que le falta a esta mesa es que la financiación lo acompañe y le permita ser parte de este crecimiento que, por ejemplo, hizo que pudiéramos cumplir la cuota 481 después de 10 años, dato no menor y que refleja que si se trabaja seriamente y acompaña a quienes producen para este país, los compromisos asumidos se pueden concretar.

Pablo Retondo
Con Aire de Campo
Sector Agropecuario

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.