En 40 años, los márgenes del agro se triplicaron en la zona núcleo

En la campaña 1979/80, en el departamento Marcos Juárez se sembraron 71 mil hectáreas con soja, según los registros del Ministerio de Agricultura de la Nación. Con un rendimiento promedio de 20 quintales por hectárea, y con el descuento del área perdida por factores climáticos, se alcanzó una producción de 92 mil toneladas. ¿Su valor? Hasta 2002, alrededor de 200 dólares la tonelada.

Cuatro décadas después, en la última campaña (2018/19), la superficie sojera creció seis veces y media hasta 466.300 hectáreas; los rindes se duplicaron hasta más de 40 quintales. El resultado: una cosecha que se multiplicó por 20 hasta 1,85 millones de toneladas. En el medio, el récord de siembra se logró en las campañas 2008/09 y 2009/10, con más de 630 mil hectáreas; y el pico productivo fue en 2014/15, con 2,5 millones de toneladas. ¿El precio?: 290 dólares por tonelada en la última década.

Los datos anteriores son una muestra a escala pequeña del exponencial proceso de crecimiento del agro desde fines del siglo 20, y que llevó a que el país se posicione en términos competitivos como uno de los mayores proveedores de granos a nivel mundial.

El departamento Marcos Juárez, junto a su colindante Unión, forman parte de la zona núcleo que posee uno de los suelos más fértiles del país y están a corta distancia del polo agroexportador del Gran Rosario, uno de los más eficientes del mundo. Por eso, han sido actores protagónicos de esta película exitosa que ha ratificado a la Argentina en los puestos de vanguardia del mapa de los alimentos.

Cambios económicos

Semejante salto productivo también significó un ascenso económico para los productores. Así lo muestra un informe elaborado por el economista Carlos Ghida Daza, del Inta Marcos Juárez.

“Análisis económico de cambios en los sistemas predominantes del sudeste de Córdoba en el período 1979 -2018”, es el título de un informe que presentó en la 50ª reunión anual de la Asociación Argentina de Economía Agraria.

Allí, el técnico del Inta analiza cómo evolucionaron los indicadores económicos y de rentabilidad para tres modelos de explotación teóricos (uno agrícola, otro mixto agrícola-bovino y uno agrícola-porcino) en el sudeste cordobés. Para ello toma como base datos de los censos agropecuarios 1988, 2002 y 2008 (los del 2018 todavía no se habían publicado cuando redactó el trabajo), y de otras fuentes como el Ministerio de Agricultura de la Nación y la Bolsa de Comercio de Rosario.

Favio Re
Agrovoz

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.