Cómo influirán las expectativas políticas en las decisiones del productor

El Ing. Agr. Carlos Marín Moreno analiza el impacto posible que generar la expectativa en estas próximas elecciones a Presidente y las posibles decisiones de la producción.

Desde hace algunas semanas, el tema más frecuente de conversación entre los productores es qué orientación dar a las empresas según se vayan avizorando las posibilidades de las distintas alianzas políticas que se han armado.

Hay consenso en que vamos hacia una elección polarizada entre Mauricio Macri y Cristina Fernández porque el tercero en discordia -Lavagna- mide poco. Cometió muchos errores en el armado de su alianza y su plan –que la economía fuera cada vez peor para que fuera ungido como “salvador” atrayendo a los descontentos del PRO y a la clase media- no se dio sino que está sucediendo lo contrario con el dólar planchado y la inflación decreciente.

Planes de los empresarios

En ese contexto de polarización con final abierto, la consigna general es que las empresas deberán seguir produciendo bien manteniendo el sistema productivo y el capital de trabajo más allá de quien triunfe. No obstante, con ese marco general comienzan a delinearse matices.

El plan A de un productor mixto, ante un marco favorable para la producción, sería conservar sin cambios el esquema vigente, en el que conviven actividades agrícolas y ganaderas según la aptitud de los distintos sectores del campo y en función de la rentabilidad comparada de cada una.
Ante un escenario político menos favorable, con posibilidad de aumento de derechos de exportación y/o de intervención en la comercialización de granos, el empresario analizaría el plan B.

Éste podría aumentar la proporción de la ganadería en el planteo -básicamente en los sectores más flojos para la producción de granos- aprovechando la favorable relación de compraventa y la demanda creciente de carne que se observa en los mercados de exportación. En este plan, una parte de los lotes destinados anteriormente a la producción de grano comercial de maíz podría reorientarse hacia la confección de silaje o de grano para alimentación animal. No obstante, esta alternativa sería viable si no se restringen las exportaciones de carne y si no se vuelve a hablar de precios máximos en el mercado interno.

Ante un escenario político de mayor intervencionismo, el empresario no descarta analizar un plan C, que consistiría en alquilar una parte del campo por un ejercicio –la de potencial de producción más dudoso- sin desarmar su equipo de trabajo ni su maquinaria para poder volver a la producción por administración después.

Una novedad: trigo/maíz, el mejor margen bruto agrícola

Mientras se decide este rompecabezas político, los productores avanzan con las siembras. Hasta ahora, para una amplia zona central del país, el doble cultivo trigo/maíz de segunda promete la mejor performance económica en las proyecciones de la campaña 2019/2020.
Sucede que, con los altos precios del trigo y con la suba de valores de maíz de las últimas semanas, esta combinación ofrece una renta superior a trigo/soja, maíz temprano o soja de primera.

Utilizando rindes de tendencia y precios del Mercado a Término para la época de cosecha, en un campo de Trenque Lauquen, la secuencia trigo/maíz de segunda daría lugar a un margen bruto de 402U$S/ha. Este valor supera a los 337 de trigo/soja; 376 de maíz temprano; 250 de soja de primera y 222 de girasol.

Por su parte, en el mismo campo pero arrendado a valores de mercado se pueden esperar los siguientes márgenes brutos: trigo/maíz de segunda 195U$S/ha; trigo/soja: 130; maíz de primera 168; soja de primera 43 y girasol 15. La renta esperable en campo arrendado sería de 22% para trigo/maíz y 17% para trigo/soja.

Resultados económicos proyectados para la campaña 2019/20

En Córdoba

A su vez, para la zona del sur de Córdoba, el doble cultivo trigo/maíz también generaría la mejor performance en la campaña 2019/2020, según cálculos preparados por la consultora AZ Group. Con rindes de tendencia, en campo arrendado se pueden proyectar rentas de 25% para esta rotación con los precios del Mercado a Término.
La combinación de gramíneas se presenta como una buena alternativa para esta región que necesita rotar superficies que vienen de maní o de soja.

En 2019, los precios de ambos cultivos para la época de cosecha se encuentran por encima del promedio de los últimos cinco años. Además, financieramente potencian el flujo de fondos y aportan más rastrojos a los suelos. Por otro lado, demandan una inversión mayor que la rotación trigo/soja, lo que resulta beneficioso para la economía y para los proveedores de insumos.

En síntesis: con los precios actuales, las gramíneas parecen ser la opción más competitiva para la campaña 2019/20 en zonas que permiten altos rendimientos. No obstante, en el análisis también hay que considerar los mayores costos, sobre todo del maíz de segunda respecto de la soja, al requerir fertilización nitrogenada y compra de semilla híbrida.

Quienes deseen recibir el informe del Periodista Agropecuario e Ing. Agr. Carlos Marin Moreno escribir a : ingmarinmoreno@gmail.com

Sector Agropecuario

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.