Al grano

Experiencia productiva para agregar valor en origen

Dado que la Cuenca del Salado se caracteriza por poseer condiciones agro-ecológicas propicias para la crianza de cerdos y la producción de cereales y oleaginosas, principales insumos de la actividad porcina, desde la Estación Experimental del INTA se fomenta la puesta en marcha de proyectos que permitan agregar valor en origen a los productores de la región a partir de la producción porcina.

En esa cadena de valor el primer eslabón es la producción de granos de maíz y soja, dado que “los cerdos son una de las especies más eficientes en transformar esos granos, permitiendo una eficiencia de conversión global de 3 a 1”.

El índice de conversión 3-1 es un objetivo que se debe alcanzar para que el sistema productivo sea considerado eficiente. Para lograrlo se deben considerar diferentes factores que permiten la mejora de la eficiencia productiva, y para tal fin es fundamental hacer un manejo adecuado de aspectos relacionados a la genética, sanidad, nutrición e instalaciones. La producción porcina es un sistema integrado donde “si falla alguno de estos componentes, fracasa todo el sistema”.



La producción porcina permite agregar valor para aumentar el ingreso bruto.

Frente a las posibilidades que brinda la producción porcina de la Cuenca del Salado bonaerense, los técnicos del INTA han realizado un estudio que permite demostrar la viabilidad de la explotación porcina en un campo de aptitud agrícola de la zona.

Al respecto los técnicos indican que “si se toma 1 hectárea (0,75 has. de maíz y 0,25 has. de soja), que es aproximadamente lo que se necesita sembrar para cubrir la demanda de alimento de un año de una cerda con su producción de 20 capones hasta los 100 kilogramos de peso vivo cada uno, se obtiene una producción de 2.000 kg. de carne por cerda por año”.

Si en esa hectárea “se sembrara 0,75 has. de maíz y 0,25 has. de soja, tomando un rinde promedio de 7.000 kg./ha de maíz, y de 3.000 kg./ha. de soja; se obtendría una producción de 5.250 kg. de maíz y de 750 kg. de soja”. Si el productor vendiera ese grano obtendría un ingreso bruto de $7.875 con el maíz ($ 1.500 x ton.), y $ 1.875 ($ 2.500 x ton.) con la soja; en esa hectárea sembrada tendría un ingreso bruto total de $ 9.750.

Producción $ / ton. Ingreso Bruto ($)
5.250 kg. maíz 1.500 7.875
750 Kg. soja 2.500 1.875
TOTAL   9.750

Si se “transforma” ese alimento de origen vegetal en proteína animal (cerdo) se obtendrían 2.000 kg. de cerdo en pie. El ingreso bruto por la venta de esos animales es de $ 27.200 ($ 13,60/kg.)”.

Producción Ingreso Bruto ($)
Cereal 6.000 9.750
Capón 2.000 27.200

Si se sigue avanzando en la cadena de valor y ese productor pone una carnicería y vende cortes frescos de cerdo (el consumo en Argentina es de 10 kg./habitante por año) y se sabe que el rendimiento de una res porcina es del 80%, de esos 2.000 kg. de animal en pie, se obtienen 1.600 Kg. de res porcina. Realizando una venta al público de cortes tomando un promedio de 30 $ por kg. el ingreso bruto sería de $ 48.000.

De esta manera y mediante el estudio, los técnicos de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA señalan que “mediante el agregado de valor se pudo pasar de un Ingreso Bruto de $ 9.750 vendiendo solamente el cereal a $ 48.000 comercializando los cortes frescos al público”.

Producción Ingreso Bruto ($)
Cereal 6000 9750
Capón 2000 27200
Cortes frescos 1600 48.000

INTA Cuenca del Salado

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.