Se confirma el desarrollo de un episodio de “El Niño” durante la campaña agrícola 2015/2016

Introducción

Durante las últimas semanas, el Océano Pacífico Ecuatorial continuó calentándose por encima de lo normal, dando inicio temprano en un episodio de “El Niño”, de considerable intensidad, cuya existencia ya ha sido reconocida por la mayoría de los servicios meteorológicos del Mundo.

150611 informe estacional 1Adicionalmente, se observa un calentamiento del Océano Indico, que podría estar asociado al desarrollo de una fase positiva del Dipolo del Océano Indico (IOD), lo cual suele acentuar los efectos de “El Niño”.

Por su parte, el Océano Atlántico Subtropical continuará mostrando temperaturas superiores a lo normal, debido a que se encuentra atravesando una fase positiva de larga duración de la Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO), cuyos efectos comenzaron a notarse a partir de 2007 y, probablemente, continúen sintiéndose por unos 20 o 30 años más.

La influencia del calentamiento del Atlántico provocará fuertes tormentas sobre el Litoral Fluvial, pero reduciendo, al mismo tiempo, la llegada de lluvias hacia el interior del área agrícola.

Asimismo, el calentamiento del Atlántico imprimirá una fuerte irregularidad a la marcha de las precipitaciones, haciendo que se alternen prolongadas rachas de tormentas, con riesgo de anegamiento de los campos bajos, con igualmente prolongadas rachas de bloqueo, durante las cuales predominarán condiciones secas y calurosas, que consumirán las reservas de humedad de los suelos.

Paralelamente, se adicionarán los efectos causados por la circulación polar, que se encuentra activada, debido a que se atraviesa una fase negativa de la Oscilación Antártica (AAO).

Durante el año climático precedente (2014/2015), los impulsos de aire frío producidos por el Polo Sur fueron contrarrestados por el fuerte calentamiento del Atlántico Subtropical (Fase Positiva de la AMO).

Por el contrario, se espera que, durante la presente temporada, la circulación polar se vigorice, incrementando las irrupciones de aire polar, frío y seco, que provocarán heladas intensas desde mediados del otoño hasta el inicio de la primavera.

La activación de la circulación polar incrementará las precipitaciones otoño-invernales en el centro-sur y el sur de Chile, proceso que podría extenderse hasta mediados de la primavera.

El año climático 2015/2016

Los pronósticos transcriptos en la figura superior indican el posible estado del Océano Pacífica Ecuatorial hacia el mes de Octubre, o sea hacia el comienzo de la primavera.

150611 informe estacional 2Puede notarse que la totalidad de los mismos, así como su promedio, indican el desarrollo de un estado de “El Niño” de elevada intensidad.

Esta combinación de factores contrapuestos producirá un escenario climático sumamente perturbado:

• La Región Oriental del Paraguay, el sur del Brasil, el este de la Región del Chaco, la Mesopotamia, el centro y el este de la Región Pampeana y la República Oriental del Uruguay observarán tiempo cálido y húmedo, con precipitaciones superiores a lo normal desde Octubre hasta Marzo, con alto riesgo de tormentas severas, con granizo y vientos.
• A diferencia de otros episodios de “El Niño” que afectaron negativamente a la Región, en esta temporada, Bolivia, el NOA, la Región Occidental del Paraguay, el norte de Cuyo y el centro y el sur del área agrícola chilena observarán precipitaciones normales a superiores a lo normal, aunque muy irregulares en su distribución, tanto en el espacio como en el tiempo.
• Contrariamente, el norte del área agrícola chilena, el sur de Cuyo y el sudoeste de la Región Pampeana observarán tiempo predominantemente seco y extremadamente caluroso, con precipitaciones inferiores a lo normal. Cada tanto, el tiempo seco y caluroso dará paso a cortas rachas de tormentas, que generarán el riesgo de granizo y vientos, pero cuyas precipitaciones serán insuficientes para compensar el consumo de humedad de los cultivos y pasturas.

Tal como sucede en los episodios de “El Niño” las áreas montañosas recibirán buenas nevadas, asegurando un buen aporte de agua para riego cuando se produzca el deshielo primaveral.

Junio 2015

Durante la última parte del otoño se percibirán algunos efectos tempranos de “El Niño”:

150611 informe estacional 3Debido a la persistencia del calentamiento del Atlántico, y a la activación de los vientos polares, la actividad atmosférica será algo más intensa que lo normal, mostrando una fuerte concentración sobre dos áreas:

• El sistema climático de la Amazonia generará una franja de intensas tormentas, que correrá en diagonal, atravesando el centro de Bolivia, el este del NOA, el centro y el sur del Paraguay, la Región del Chaco, el norte y el centro de la Mesopotamia, el sur del Brasil, el nordeste de la Región Pampeana y la mayor parte del Uruguay.
• El sistema climático de los vientos polares provocarán intensas tormentas sobre el sur y el centro del área agrícola chilena, la Cordillera Sur y Central, el oeste de Cuyo y el sudoeste del NOA, a la vez que impulsará masas de aire polar hacia el interior del Continente, provocando heladas en la mayor parte del área agrícola argentina, el sur de Bolivia, el sur del Paraguay, el sur del Brasil y la mayor parte del Uruguay.

Contrariamente, el norte del área agrícola de Chile, el centro y el norte del área agrícola Brasil, el centro y el oeste del NOA, Cuyo, el norte de la Patagonia Argentina y la mayor parte de la Región Pampeana quedarán dentro de una observarán precipitaciones moderadas a escasas, con focos aislados de valores moderados.

Invierno 2015

Durante el invierno 2015 se acentuarán los procesos que comenzaron a desarrollarse durante el otoño.

Las precipitaciones se concentrarán fuertemente sobre una franja que se extenderá sobre gran parte de Bolivia, el sur y el centro del área agrícola chilena, la mayor parte del Paraguay, el este del NOA, el NEA, la Mesopotamia, el nordeste y el centro-este de la Región Pampeana, el sur y el centro-sur del Brasil y el norte y el centro del Uruguay, donde se experimentarán intensas tormentas, con vientos, aguaceros torrenciales y posibles granizadas.

150611 informe estacional 4Por su parte, el oeste del área agrícola de Bolivia, el extremo norte de Chile, la mayor parte del oeste y el centro del área agrícola argentina, y el centro-norte y el norte del Brasil observarán precipitaciones moderadas a escasas, con una distribución muy irregular.

Los vientos polares continuarán produciendo fuertes tormentas sobre la Cordillera Sur y la Cordillera Central, que extenderán su influencia sobre la mayor parte del área agrícola chilena y el oeste de Cuyo, siendo probable que se produzcan abundantes nevadas, según es usual en las temporadas en que está desarrollándose un episodio de “El Niño”.

Debido a la predominancia de la circulación del trópico, producida por el desarrollo temprano de “El Niño”, la temperatura media del invierno será superior a lo normal.

No obstante, de tanto en tanto se producirán cortas pero muy vigorosas irrupciones de aire polar, que se extenderán hacia el área agrícola chilena, la mayor parte del área agrícola argentina, el sur de Bolivia, el sur del Paraguay, el sur de Brasil y el Uruguay, donde producirán el riesgo de heladas intensas.

Primavera 2015

Al iniciarse la primavera 2015, los efectos del desarrollo de “El Niño” comenzarán a hacerse sentir con fuerza, intensificándose la circulación tropical.

No obstante, contrariamente a los episodios típicos, en los que el centro y el Norte del Brasil, Bolivia, el NOA, el norte de Cuyo y el oeste del Paraguay observan precipitaciones escasas, el presente caso producirá valores abundantes en la mayor parte del área agrícola de esos países.

150611 informe estacional 5Sólo el norte del área agrícola chilena, el oeste de Bolivia, el oeste del NOA, la mayor parte de Cuyo y el sudoeste de la Región Pampeana registrarán precipitaciones moderadas a escasas.

Bolivia, el Paraguay, el NOA, la Región del Chaco, el norte de la Mesopotamia y la mayor parte del área agrícola del Brasil experimentarán intensas tormentas, con vientos, aguaceros torrenciales y posibles granizadas.

El noroeste y todo el este de la Región Pampeana, el sur de la Mesopotamia y la mayor parte del Uruguay experimentarán precipitaciones abundantes, aunque no extremas, que serán acompañadas por tormentas localizadas, con riesgo de granizo, vientos y aguaceros torrenciales.

El centro del área agrícola chilena, Cuyo y el sudoeste de la Región Pampeana observarán precipitaciones moderadas, con posibles tormentas puntuales

El sur área agrícola chilena y la Cordillera Sur continuarán registrando intensas tormentas.

Sólo el extremo oeste del NOA y el norte del área agrícola chilena observarán precipitaciones escasas.

Aunque la fuerte circulación tropical producirá calores tempranos, se presentará un moderado riesgo de heladas tardías en toda el área agrícola chilena, argentina y uruguaya, en el sur del área agrícola del Brasil, el sur de Bolivia y el sur del Paraguay.

Verano 2016

El verano 2016 experimentará a pleno los efectos del desarrollo de “El Niño”.

150611 informe estacional 6Al igual que lo señalado para la estación de primavera, contrariamente a los episodios típicos de “El Niño”, en los que el centro y el Norte del Brasil, Bolivia, el NOA, Cuyo y el oeste del Paraguay observan precipitaciones escasas, el presente caso producirá valores abundantes en la mayor parte del área agrícola de esos países.

Análogamente, sólo el norte del área agrícola chilena, el oeste de Bolivia, el oeste del NOA, la mayor parte de Cuyo y el sudoeste de la Región Pampeana registrarán precipitaciones moderadas a escasas.

Debido a la influencia perturbadora del calentamiento del Atlántico, se alternarán rachas de fenómenos contrapuestos.

Por un lado, se producirán lapsos prolongados con intensas tormentas con riesgos de granizo, vientos y aguaceros torrenciales, que podrían causar el anegamiento de amplias extensiones de terrenos bajos, a la vez que favorecerán las malezas, enfermedades y plagas.

Por otro lado, se registrarán lapsos de bloqueo de la circulación, durante los cuales los frentes de tormenta no lograrán pasar, dando lugar a condiciones de tiempo extremadamente caluroso y seco.

Conclusiones

Debido a la compleja interacción de factores que dominan el clima sudamericano, debe esperarse una sucesión de escenarios contrapuestos, que se irán sucediendo a lo largo de la temporada, según se describió en los títulos precedentes.

Dependiendo su respuesta a los fenómenos que se esperan, las distintas actividades agrarias experimentarán una combinación de ventajas e inconvenientes:

Actividad ganadera: Buena disponibilidad de forraje, pero problemas sanitarios y de piso, causados por los excesos hídricos que se esperan. Asimismo, se darán lapsos prolongados con fuertes calores y alta humedad atmosférica, que estresarán al ganado, perjudicando especialmente a la producción lechera. La posible crecida de los grandes ríos, pondrá en peligro la veraneada en la zona de islas.

Cultivos invernales: El trigo y los demás cereales de invierno, así como la colza, sufrirán problemas por los excesos de temperatura y humedad, y la falta de frío durante su etapa vegetativa otoño invernal. Adicionalmente, su etapa reproductiva de fines de invierno y comienzos de primavera, será afectada negativamente por la alta incidencia de enfermedades producida por los excesos de temperatura y humedad, así como por la posible ocurrencia de tormentas graniceras. La cosecha, acondicionamiento, almacenaje y transporte, serán obstaculizadas por las fuertes lluvias esperadas hacia la segunda mitad de la primavera. Por su carácter de cultivo de verano temprano, y su susceptibilidad a las enfermedades, el girasol sufrirá problemas parecidos.

Cultivos estivales: Por su buena respuesta a condiciones de calor y humedad, el maíz y la soja responderán bien a las condiciones esperadas. No obstante, debe preverse una fuerte presión de malezas, plagas y enfermedades. Asimismo, se dará el riesgo de tormentas graniceras. La cosecha, acondicionamiento, almacenaje y transporte, serán obstaculizadas por las fuertes lluvias esperadas.

Cabe insistir, una vez más, en que, las irregularidades exhibidas por el agroclima durante las últimas campañas agrícolas, tanto a nivel nacional como internacional, indican que no es prudente hacer cálculos exitistas, y que debe dejarse siempre un margen de seguridad en las proyecciones económicas y productivas que se realicen.

Ing. Agr. Eduardo M. Sierra
Especialista en Agroclimatología

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.