Pasada la cosecha, ¿cómo seguir?: alternativas financieras para productores

Se estima que 1 de cada 10 productores PyME está accediendo a las herramientas que existen para financiar su actividad a través del Mercado de Capitales.

Frente a la coyuntura económica argentina, la toma de decisiones de los productores agropecuarios sobre qué rumbo tomar en torno a la venta de su producción se torna cada vez más compleja, sobretodo, en aquellos que cuentan con menos de 100 hectáreas sembradas de cualquier cultivo extensivo: girasol, maíz, soja, sorgo y trigo. Pero existen alternativas de comercialización de granos que responder a diversas necesidades del mercado financiero.

Para ello, Agrofy News consultó a Lisandro Fisanotti, gerente de Desarrollo del Mercado Argentino de Valores quien amplió las opciones de financiamiento para emprendedores del agro “En los últimos dos años, el 16 por ciento del préstamo bancario está destinado a las PyMES, lo que está por debajo del promedio histórico de los últimos 5 años. Por el contrario, el Mercado de Capitales está creciendo bastante, en el mes de mayo hubo casi 10 mil millones de pesos de cheques de pago diferido en MAV, y aproximadamente el 70 por ciento corresponde a cheques con el pago de respaldo de SGR, que está muy incorporado al sector agro”, afirmó.

Al respecto el gerente explicó cómo funciona la SGR: “Tenés socios protectores que aportan un fondo de riesgo y las PyMES que contienen los avales de la SGR por una contragarantía”. Sin embargo, el referente del MAV describió los segmentos directos para el sector agro, en este caso hay dos opciones útiles:

La primera es usar como garantía un warrant, es decir, todo productor que haya levantado soja, maíz o trigo y lo tenga almacenado en silo físico o silo bolsa. “A través de un almacenador obtiene un certificado de warrant que lo utiliza como garantía ante el Mercado, lo que le permite al productor obtener un financiamiento en pesos contra la garantía de su mercadería, queda abierto el precio con la expectativa de que pueda subir después de que entró la cosecha y tener mejor “timing” para ir al mercado, y a la vez queda con un precio dolarizado, protegiéndolo de la coyuntura como es la devaluación y al mismo tiempo le permite usar un mejor precio para su mercadería”, fundamentó.

La segunda alternativa es usar como garantía un boleto de compraventas de granos con precio fijado. De lo cual explicó “es similar al anterior pero sin almacenamiento. En este caso, el productor le entregó la mercadería a un exportador, siguiendo su ciclo comercial, y se queda con un crédito en toneladas en vez de haber cobrado, entonces le cede ese contrato al mercado y lo utiliza como garantía para descontar cheques. En efecto, el productor puede esperar que suba el precio teniendo financiamiento en pesos contra esta garantía”.

La diferencia entre ambas alternativas, según estableció Fisanotti, “es que en esta última el productor se ahorra el almacenamiento porque no tiene el costo de la mercadería guardada ni del warrant, con la libertad de que en cualquier momento que le resulte conveniente, el productor puede fijar el precio, el mercado cobra y retiene el monto necesario por la garantía de los cheques que recibe el productor y le pasa el resto”.

Las ventajas que el especialista planteó son que “ni siquiera tiene una restricción de cobrar la mercadería que vendió, primero tiene que cancelar la deuda con el inversor que le compŕó el cheque pero después el excedente lo puede cobrar en cualquier momento. Además, le permite diversificar sus opciones de financiamiento para no tener que defenderse de la propia cadena de valor de su actividad porque el productor se financia contra el comprador de la mercadería y al que origina le va a convenir que el productor fije cuando el precio es lo más bajo posible, entonces es un poco condicionante que tenga que financiarse de esta manera”.

Para acercarse a estas opciones, el microemprendedor puede visitar el sitio web www.mav-sa.com.ar/agentes/agentes-mav/, elegir la nómina de agentes por proximidad y canalizar todas las operaciones. Hay que abrir una cuenta comitente, que se realiza de manera muy simple, no tiene ningún costo, y luego a través del agente el productor se puede vincular con sociedades de garantías recíprocas y bancos.

Ventajas de aprovechamiento de otras opciones fincancieras
Las microempresas, son los monotributistas, “que representan el 33 por ciento de los avales de la SGR, y en el sector agro corresponde al 30 por ciento del sistema de garantías. El productor va a encontrar interlocutores como otros productores o semilleros en el Mercado de Valores que entienden esas necesidades”, aseguró el referente.

A nivel general solamente el 10 por ciento de las PyMES accede al Mercado de Capital, 1 de cada 10 productores está accediendo a las herramientas que tiene para financiar su actividad a través del Mercado de Capitales. Históricamente la participación de las PyMES dentro de este mercado fue del 4 por ciento, pero actualmente es el 30 por ciento, siendo una alternativa muy competitiva. Las tasas son menores a las tasas bancarias, unos 20 puntos por debajo y mucho más bajas que las de las cooperativas, informó el entrevistado.

El gerente de Desarrollo destacó que “una PyME para el MAV no es una empresa en un estadio que todavía no creció, sino que es la mejor solución que da un emprendedor a un nicho de mercado. En este caso es un productor de 50 a 80 hectáreas y monotributista, y tiene que tener las mismas alternativas de financiamiento que tiene que tener una gran corporación porque no está en una etapa y cuando crezca va a poder ser asistida, sino que tiene necesidades a la que se le tiene que dar una solución actual”.

Fisanotti remarcó que toda PyME del agro “debe poder acceder a créditos como cualquier otra fortaleciendo su actividad. Además generan el 90 por ciento del empleo del país”.

Agrofy Agency

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.