La Rabia Paresiante

La rabia paresiante es una enfermedad viral contagiosa, aguda y mortal, que produce lesiones en el sistema nervioso. Son susceptibles todas las especies animales de sangre caliente y el hombre.

Se transmite a través de la mordedura de los vampiros infectados. Estos se alimentan de sangre, muerden a los bovinos, equinos y ovinos y a través de la saliva inoculan el virus rábico.

La especie de murciélago hematófago es el Desmodus rotundus.

Su área endémica abarca la totalidad de las provincias de Misiones, Chaco y Formosa y parte de las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero, Santa Fe y Corrientes.

Los vampiros viven en colonias de 100 o más animales. Los refugios de estas colonias generalmente son casas abandonadas, galpones, alcantarillas, cuevas o troncos de árboles huecos.

La cadena epidemiológica comienza cuando una comunidad de vampiros se contagia de rabia por la llegada de un vampiro enfermo de otra colonia.

Estos se vuelven muy agresivos, se muerden entre ellos y se contagian la enfermedad. Durante el periodo de incubación, eliminan el virus por saliva (10 a 15 días antes de las manifestaciones clínicas).

Estos murciélagos hematófagos infectados muerden a bovinos, ovinos, equinos, cerdos, generalmente en la tabla del cuello, cruz, la corona del casco, vulva y los infectan. El virus se encuentra en saliva, ojo, cerebro y médula y a través de heridas en contacto con estos órganos puede transmitir la infección.

Algunos de los síntomas observados en el Bovino son, aislamiento, cambia su mugido, este es más ronco, luego presenta dificultad para caminar, debilidad en los miembros posteriores, presenta trastornos en la deglución y la saliva le corre por la boca.

Mantiene la cabeza erguida, las orejas firmes y los ojos bien abiertos. Hay deshidratación y constipación.

Sobreviene parálisis de los miembros, impidiéndole pararse y pierde sensibilidad.

Muere entre el 4º y 5º día luego del comienzo los síntomas.

El único diagnostico válido es el que se realiza en laboratorio.

La única forma de prevención es mediante la vacunación de todo el ganado bovino, ovino y equino con dos dosis aplicadas con 20 a 30 días de intervalo. Luego se revacuna una vez al año.

Precauciones y recomendaciones

○  Cuando aparecen animales con problemas en la deglución, siempre manipular la boca con guantes.

○ Para enviar el cerebro al laboratorio, se deberá trabajar con guantes, abrir con cuidado el cráneo con un serrucho y poner el cerebro en doble bolsa de nylon y refrigerado, en una caja bien cerrada e identificada.

○ A los animales muertos con síntomas de rabia se los debe quemar, utilizando leña

o neumáticos viejos. El virus se destruye a una temperatura de 80ºC.

○ No utilizar la carne de estos animales para consumo humano, ni alimentar a los perros.

○ Identificar las colonias de vampiros, y avisar a las autoridades sanitarias.

○ Nunca se deben quemar los refugios de vampiros, porque éstos irán a otras colonias y dispersarán la enfermedad.

○ Tener cuidado cuando se ven murciélagos en el suelo o en las casas. Con precaución matarlos y quemarlos.

○ Se recomienda a las personas que puedan estar expuestas al contacto con animales rabiosos que se vacunen.

 

Draghi M.G
www.cicloneo.com.ar

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.