El Hantavirus y el trabajador agropecuario

El Ing. Agr. Marcelo Hoyos, especialista en Higiene Ambiental de BASF, comenta aspectos sobre la enfermedad Hantavirus transmitida por roedores colilargos y cómo prevenirla. Describiremos aspectos sobre el Hanta, la enfermedad y prevención focalizándonos en ambientes agropecuarios y que sea una guía para aquellos que trabajamos en zonas endémicas.

Debemos entender que el hombre que trabaja en el campo en las zonas endémicas de nuestro país está seriamente expuesto a esta enfermedad. Si bien casi todas las provincias han reportado casos, hay localidades que son consideradas peligrosas por la concentración de casos y muertes por Hantavirus.

1. El Hantavirus: Es una enfermedad aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones de campo (principalmente los colilargos, ver tabla) infectados, lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.

2. El vector: Grupo de roedores que se llaman micro roedores también algunos llamados colilargos y que viven, se desarrollan y se reproducen en el campo, pero en algún momento se acercan al ámbito humano. Podemos encontrarlos anidando dentro de los engranajes de la cosechadora, en el galón dentro de bolsas o aprovechando lugares donde puedan construir sus nidos. También se acercan a las viviendas, se meten en el entretecho y empiezan a armar sus colonias allí. En la Argentina se asocian 9 especies de colilargo a 9 serotipos de virus.

3. El virus: Los Hantavirus son un grupo que pertenece a la familia Bunyaviridae y está asociado a una especie de roedor. A diferencia de los roedores sinantrópicos, como la rata de tirante, la rata de noruega que se vienen explicando a lo largo de los programas pasados, este tipo de roedor es diferente ya que es más pequeño.

2-18-MVC-887L

4. El Contagio: La enfermedad se produce por la inhalación de los aerosoles (pequeñas partículas de polvo en suspensión en el aire) que se producen por la sangre, la saliva, el excremento y la orina de roedores contaminados con el virus una vez que estos fluidos se secan.

Hay que tener mucho cuidado cuando se utilizan anticoagulantes en el programa de control de roedores porque la sangre que puede derramar el roedor en el proceso de intoxicación con anticoagulantes, también es un elemento de contaminación peligroso. Mucho cuidado a aquellos que trabajan en control de roedores en áreas y zonas endémicas.

Entonces esta enfermedad ingresa en el cuerpo humano a través de la mucosa de la boca, la nariz, los ojos pero también al entrar en contacto con superficies contaminadas e ingresar por mínimas heridas en manos. Por lo tanto las medidas de prevención deben apuntar a evitar este contacto.

5. La evolución de la enfermedad: pocos días después del contagio, el malestar comienza como una gripe común, dolor de cabeza, malestar general, dolores articulares, vómitos y hasta diarreas.

Con el correr de los días la situación se complica y la persona infectada ya le cuesta respirar. En ese momento o antes, si la persona sabe o duda que pudiera haber estado en algún lugar donde pueda haber roedores, se debe acudir al médico y explicarle cuáles son los síntomas y dónde estuvo las últimas horas o días. Los médicos sabrán cómo actuar y se le hará al paciente un tratamiento especial.

Esta enfermedad no se transmite de persona a persona ni de animales domésticos como el perro o gato. Es un virus que circula entre estas especies de roedores de manera asintomática.

En Asia, la enfermedad del hanta se presenta como síndrome renal (FHSR) en Asia, en cambio en América se desarrolla el síndrome pulmonar (SPHV).

6. Medidas de prevención:

– A la hora de entrar al ambiente cerrado donde se sospecha la presencia de roedores y más aun si estamos en zonas endémicas, se deben usar guantes, máscaras y antiparras o gafas de tipo industrial que ayuden a proteger las vías de ingreso de la enfermedad en el cuerpo humano.

– Desinfección: Un consejo útil a la hora de desinfectar es usar agua con lavandina ya sea trapeando, asperjando o con regadera. Para eso se debe colocar una medida de lavandina en diez de agua. Si bien esta medida es muy eficaz hay que dar tiempo a que actúe (algunas horas). El producto debe ingresar en la materia orgánica y destruir el virus.

– Cuando se encuentra un roedor muerto hay que regarlo con la mezcla de agua y lavandina, dejar actuar al producto y después retirarlo, enterrarlo o quemarlo.

– No ingresar a habitaciones o sitios oscuros, cerrados, polvorientos sin la protección debida.

– No barrer en seco, ni aspirar o agitar elementos contaminados y no tocar ningún objeto que se sospeche tenga orina o excremento de roedores. Dejar todo como está. Abrir ventas para que ingrese la luz solar y ventilar.

– No encender circuitos de aire (calefacción o refrigeración) de vehículos si se sospecha que en el lugar hay roedores. Autos, camiones, cosechadoras, tractores que hayan permanecido en el galpón inactivo por meses. Los roedores pueden estar anidando en el motor y la toma de aire del sistema de calefacción o refrigeración.

– El orden y la limpieza es el mejor aliado de la prevención. Evitamos que el roedor anide en sitios cercanos a nuestros ámbitos de trabajo. Retirar pallets, herramientas, bolsas rotas, semilla derramada, maquinas en desuso, etc.

– Extremar cuidados cuando se acerca la época de cosecha de cultivos aledaños ya que el cambio de hábitat hace que el roedor migre en poco tiempo a galpones y viviendas buscando refugio y lugar seguro para anidar.

– Cuando ingresamos grano cosechado a galpones o silos, pueden venir colilargos también en los equipos de cosecha.

– Los gatos o perros no son elementos de control y prevención eficaces. Tienen un área de protección limitada. Poseen baja capacidad de caza y hay que considerar que estos roedores pueden transitar y anidar en zonas altas alejadas de estos animales domésticos. Tienen gran agilidad para trepar.

– El sol y la radiación UV destruye al virus en la naturaleza. Ventilar y abrir ventanas para que ingrese la luz del sol es una manera muy eficaz de destruir al virus presente en superficies contaminadas.

-El manejo de la basura es muy importante en estos casos. Evitar acumularla en lugares de fácil acceso. Se recomienda ubicarla en contendores plásticos.

– Realizar oclusión, (cierre de aberturas pequeñas) es una tarea muy recomendable pero sabemos que en el ambiente agropecuario con tan fácil acceso esta tarea es muy difícil de realizar en la práctica.

-No todos los roedores de especies consideradas portadoras (Colilargos) presentan el virus infectivo. Nadie sabe qué porcentaje de los roedores está realmente infectado.

Otra enfermedad viral que se transmite de la misma forma es la Fiebre Hemorrágica Argentina o Virus Junín pero el Instituto Maiztegui ya desarrolló una vacuna muy eficaz contra la FHA. Por eso recomendamos que todo trabajador rural o personal que trabaje en estos ambientes que solicite la vacunación al hospital más cercano.

Recuerde:

No hay vacuna para esta enfermedad.

Por eso ante la presencia de los síntomas mencionados o ante cualquier duda se debe concurrir al médico o al hospital más cercano e informar detalles donde estuvo las últimas horas o días. Converse del tema con su grupo familiar y compañeros de trabajo. Detectada a tiempo y temprana la recuperación es total. Aunque la mortalidad promedio por hantavirus es del 30% (datos 2011. MSN).

info

 

Ing. Agr. Marcelo Hoyos
Gerencia Técnica Desarrollo de Mercado Non Crop S-APS/SV
Phone: +5411-4317 9623 Mobile: 011 15 4054 9623 E-Mail: ambiental-ar@basf.com
Postal Address: BASF Argentina S.A., Tucumán 1 – Edificio República, C1049AAA Buenos Aires,  Argentina

De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.