Cuál es mejor negocio

Producir animales pesados con recría a pasto y terminación a corral mejora el resultado económico del ciclo completo aún cuando en el feedlot resulten menos eficientes que los livianos. Obtener más kilos por cabeza a menor costo y vender contra estación, hacen la diferencia. Por Juan Elizalde y Sebastián Riffel.

Evaluar, números en mano, la conveniencia de producir animales livianos o pesados resulta fundamental para la toma de decisiones de la ganadería argentina.Para despejar dudas, analizamos los resultados económicos de los últimos cuatro años de dos modelos de ciclo completo con engorde a corral, que se diferencian por tener o no una etapa de recría a pasto, lo cual genera novillos con distintos pesos y momentos de venta.

Este aporte se suma al de trabajos anteriores publicados en Valor Carne, en los que se evaluó el impacto de recriar y terminar a mayores y menores pesos finales sobre la eficiencia productiva y las emisiones de metano del ciclo completo.

Todos los casos bajo estudio se basan en un rodeo de cría con parámetros representativos del país. En tal sentido, las vacas son alimentadas a pasto y tienen un destete del 65%, lográndose terneros de 160 kg, lo que significa que para producir un ternero hay que mantener 1,54 vacas. Luego, el proceso de recría-engorde se realiza bajo dos sistemas productivos.

Pesados vs livianos  

Planteo 1: Los terneros machos se destetan con 160 kg y se recrían a pasto con una ganancia de 0,5 kg/día hasta los 300 kg. Posteriormente, se terminan a corral con un peso 450 kg.

Planteo 2: En este caso los terneros machos se destetan con 160 kg y se encierran directamente a corral hasta los 320 kg finales.

En el siguiente cuadro se describe la duración y el momento de venta de cada planteo.

Para analizar los resultados de los últimos cuatro años (2011, 2012, 2013 y 2014) se tomaron los precios de compra del Rosgan, considerando la categoría ternero macho británico del mes de abril de cada año, y los de venta del Mercado de Liniers, para terneros gordos y novillos, en el momento de comercialización.

El costo del forraje utilizado en la etapa de recría incluye la implantación de una promoción de raigrás y el costo de oportunidad de la tierra, es decir el alquiler del campo. La composición de gastos directos y costos operativos en el feedlot corresponde a una empresa de escala intermedia localizada en la región pampeana. El valor del grano de maíz fue tomado según el precio de pizarra menos gastos comerciales. 

Resultado por cabeza

Si bien los resultados económicos fueron variables entre años, los mejores márgenes siempre se lograron con los terneros machos del Planteo 1que se recrían a pasto y luego se venden terminados a corral con 450 kg en otoño. El margen promedio de esta categoría fue de U$S 259 por cabeza, superando ampliamente al logrado en el Planteo 2 (U$S/cab 61), que los despacha con 320 kg en primavera.

Esto se debe a que se producen más kilos con costo inferior al valor de venta. Además, la totalidad de los novillos del Planteo 1 salen a partir de marzo, momento en el cual se obtienen los mejores precios por la menor oferta estacional.En cambio, los terneros terminados livianos llegan al mercado entre septiembre y octubre, cuando hay una gran oferta, por lo que se logran precios menores.

Despejando dudas

En cuanto al retorno sobre capital de trabajo, el Planteo 1también sale ganador sobre elPlanteo 2: 43,4% y 12,9%, en promedio, respectivamente.

Sin embargo, los dos modelos difieren en la duración del ciclo ya que mientras el primero lleva 13 meses, el segundo requiere 4,5 meses.

 

 

Para despejar el efecto del tiempo, se evaluó el retorno mes a mes. El Planteo 1generó un mayor retorno mensual en promedio respecto del Planteo 2 (3,3% vs 2,7%, respectivamente). Esto estaría indicando que además de obtenerse un mejor resultado económico (margen bruto y renta sobre capital invertido), el rendimiento del capital de trabajo inmovilizado a través del tiempo también es superior.

En síntesis

Los modelos que producen animales livianos pueden ser funcionales en el corral ya que en esta etapa se logran muy buenas eficiencias de conversión del alimento en carne, pero no lo son cuando se pretende mejorar los resultados del ciclo completo.

Por otra parte, la recría y terminación a pesos más elevados benefician la eficiencia global y el resultado económico, aún cuando en el feedlot se encierren animales más pesados y menos eficientes en esta etapa. Esto se debe a que se producen muchos kilos por cabeza a un costo inferior al precio de venta y los novillos se venden en momentos de menor oferta obteniéndose  mayores cotizaciones.

Ing. Agr. Juan C. Elizalde, Ph.D.
Ing. Agr., Sebastian Riffel, M. Sci.


De su interés:

Dejar mi opinion

Copyrıght 2014 SectorAgropecuario.com All RIGHTS RESERVED.